El rechazo al sello de paz con la guerrilla se impuso en el plebiscito vinculante con 50,24% a 49,75% cuando se había completado el conteo oficial de 99,08% de las mesas de votación. Sólo participó el 37% de los colombianos habilitados para votar.
La opción del "no" al acuerdo de paz firmado por el Gobierno colombiano con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) ganó en el plebiscito celebrado este domingo en el país, cuando queda menos del 1 por ciento de las mesas por escrutar, según datos oficiales.

Con el 99,08 % de las mesas contabilizadas, el "no" al acuerdo de paz obtenía 6.400.516 votos, que equivalen al 50,24 % del total, mientras el "sí", que comenzó liderando el recuento alcanzaba 6.338.473 papeletas, que representan el 49,75 %, lo que supone una ventaja de 62.043 sufragios.

Para que el plebiscito fuera válido se requería que la opción del "sí" obtuviera al menos el 13 % del censo electoral de 34.899.945 ciudadanos habilitados para votar, lo que significa que necesitaba como mínimo 4.536.992 votos

De esta manera se cayó el acuerdo de paz que comenzó a forjarse hace más de dos años.

Miguel Jaramillo, consultor político colombiano, explica por Radio 10 por qué ganó el No.wav

Aunque el plebiscito no era necesario en términos jurídicos, se dispuso que su resultado fuera vinculante. Nada permitía anticipar este resultado. En los días previos todos los sondeos de opinión daban ganador al "Sí" con entre el 59% y el 67%, muy lejos de la derrota que experimentó este domingo. En la previa, el "No" consechaba en la encuestas apenas entre el 19% y el 33%.

La clave de la derrota fue el muy alto grado de abstención registrado en el plebiscito. Sólo el 37,28% de los colombianos habilitados para votar concurrió este domingo a las urnas.

Esta era la gran apuesta del presidente Juan Manuel Santos para pasar a la historia antes del fin de segundo mandato en 2018 como el mandatario que pudo poner fin a más de medio siglo de un sangriento conflicto.

Entre los principales opositores al acuerdo se encontraba el ex presidente Álvaro Uribe y parte de las víctimas que sufrieron en carne propia las consecuencias de la guerra civil que desangra al país desde hace más de 50 años. Uribe lanzó una fuerte campaña por el "No" y aseguró que de imponerse el "Sí" el país caería en manos del chavismo.