En su clásico envase de vidrio forrado en paja tejida, por año se producen 35 millones de botellas en base a la uva sangiovese.
En Toscana, esa tierra encantadora de Italia, con pueblos antiguos repartidos entre colinas, cipreses y olivos, se produce el célebre vino Chianti, que festeja este año tres siglos de haber alcanzado la primera certificación de origen controlada, un sello y un sabor que ha dado la vuelta al mundo.

El 24 de septiembre de 1716, cuando Cosme III, el Gran Duque de Toscana, ordenó por decreto que el vino Chianti sólo podía proceder de una zona delimitada entre Florencia y Siena, nació la primera Denominación de Origen Controlada (DOC), un sello que identifica geográficamente el vino por su calidad íntimamente relacionada con la geografía del lugar y la manera como se elabora.

Hoy en día, esa área de 70.000 hectáreas produce 35 millones de botellas al año del llamado Chianti Classico, uno de los vinos más famosos del mundo.

vino chianti toscana
La región de Chianti, en la Toscana italiana<br>
La región de Chianti, en la Toscana italiana

Aproximadamente el 80% de esa producción se exporta a un centenar de países y es una de las razones de la fama de Toscana, meta imprescindible para los amantes del vino.

Mientras el Chianti ordinario se produce en toda Toscana, el "Chianti Classico", desde el 2010 y por ley, debe ser obtenido sólo en una franja de tierra entre Florencia y Siena, con unas 7.000 hectáreas de viñedo.

Por lo general más barato, más ligero y menos difícil de obtener, el Chianti ordinario estará siempre asociado a la famosa botella envuelta en paja tejida que lo convertía en el compañero infaltable de todo buen almuerzo italiano.

La idea de Cosme hace tres siglos era la de garantizar la calidad y el sabor de Toscana, debido a su excepcional clima y antiguo saber.

Vino chianti
La cosecha de la uva sangiovese, de la que nace el Chianti<br>
La cosecha de la uva sangiovese, de la que nace el Chianti

Tres siglos después, esa idea persiste, aunque ahora el énfasis se coloca en algunas zonas aún más precisas, por su naturaleza, su tierra, su altitud.

En Querciabella, cerca de Greve in Chianti, Manfred Ing, originario de Sudáfrica, ve con satisfacción cómo la uva Sangiovese - la principal vid roja que se cultiva en Chianti - promete una buena cosecha y un buen año.

Embed
Querciabella es el lugar más a la vanguardia de lo que piden algunos productores de Chianti Classico, los cuales piden que se cambien las reglas para que les autoricen "etiquetar" los vinos según la pequeña área de producción, algo que se hace en Borgoña (Francia), donde existen al menos 84 denominaciones de origen.

Al igual que los grandes vinos de Borgoña, los vinos de Querciabella son producidos sin fertilizantes ni pesticidas artificiales, de acuerdo con principios biodinámicos.