Así respondió Daniel Zalazar, el joven de 30 años que es acusado de perpetrar una salvaje masacre en el barrio Trapiche de Godoy Cruz, cuando le indicaron las normas que debe cumplir mientras permanece alojado en un pabellón especial de la penitenciaría de Boulogne Sur Mer. Creen que pueden atacarlo.

La situación del profesor de taekwondo respecto del triple femicidio que conmocionó a todo el país está cada vez más comprometida. Este lunes, un cuidacoches halló un cuchillo y ropa deportiva ensangrentada dentro de un contenedor en pleno centro mendocino.

Ahora, los investigadores intentan determinar si esos objetos fueron utilizados por el femicida que mató a tres mujeres e hirió a dos niños el domingo pasado, informaron fuentes de la investigación.

Embed
Los elementos fueron encontrados en calle Primito de La Reta al 600, a pocas cuadras del hospital donde Daniel Zalazar fue a atenderse por una herida en el brazo, alegando un asalto y luego quedó detenido como único sospechoso de ser el autor de la masacre en el barrio Trapiche.

Ahora, Zalazar es especialmente custodiado en la cárcel para evitar que lo ataquen. "Es probable que alguien quiera tomar alguna acción contra él", manifestó el procurador Alejandro Gullé, quien además sentenció que el triple crimen no se pudo haber prevenido.

Embed
El profesor de artes marciales es acusado de matar de múltiples puñaladas a Vicenta Díaz (90), Susana Ortiz (54) y Claudia Lorena Arias (30) y de intentar asesinar, también a cuchillazos, a Mía Arias, una beba de menos de un año hija de Claudia, y a Lucas Arias, uno de los hermanos de la beba e hijo de otro padre.

Al llegar al establecimiento carcelario al que fue trasladado, Zalazar se mostró bajo control, sin preocupación, ni culpa o remordimiento, según aseguraron varios testigos.