Justo en el entretiempo, cuando los jugadores necesitaban un respiro para aliviar los efectos del intenso calor en el estadio Metropolitano, donde Colombia fue local, la electricidad se cortó.

"Nos cortaron la luz, nos quedamos sin aire", denunció José Pedro Fuenzalida, volante de Chile y ex Boca. El hecho ocurrió en el entretiempo que la Roja jugó ante Colombia, en Barranquilla.

Con la térmica por arriba de los 30°, sin aire acondicionado ni un simple ventilador, los jugadores chilenos tuvieron que refrescarse con toallas húmedas.

"Hubo de todo, es verdad. Es muy difícil jugar así. Por lo menos logramos sacar un punto", dijo Arturo Vidal tras finalizar el choque.