La estrella de Hollywood fue fotografiada durante sus vacaciones y sin su consentimiento, y publicó una foto a modo de "venganza".

Catherine Zeta-Jones y Michael Douglas estaban disfrutando unas vacaciones en las playas de México cuando, un grupo de paparazzis retrataron a la actriz en bikini y sin su consentimiento, algo que enfureció a la protagonista de Chicago.

Seguí leyendo más en RatingCero.com