Según un estudio de IES Consultores, en lo que va de 2016 también se observa una caída en las ventas internas de indumentaria, en línea con el menor poder adquisitivo de los hogares, a pesar de los descuentos y ofertas especiales que realizan los comercios.
La fabricación de productos textiles registró una baja del 5,3% en los primeros nueve meses del año en comparación con igual período de 2015, mientras que la producción de prendas de vestir tuvo una caída del 11% pero las importaciones subieron casi 15%.

En lo que va del 2016 el aumento de precios ya supera el 35% y se observa una caída en las ventas internas de indumentaria, en línea con el menor poder adquisitivo de los hogares, a pesar de los descuentos y ofertas especiales que realizan los comercios.
Según un estudio de IES Consultores, las cantidades importadas tuvieron un alza del 14,7% interanual, al alcanzar los 198 mil toneladas frente a las 173 mil de igual período del año anterior. En los últimos años, las importaciones se habían visto contenidas debido al peso de los controles y de las restricciones aplicadas sobre ellas por medio de las declaraciones juradas anticipadas de importación (DJAI).
En los primeros nueve meses del año, las ventas externas del sector textil e indumentaria llegaron a los 323,3 millones de dólares con un incremento del 2,8% en comparación con el mismo período del año anterior, esta leve suba se debe principalmente a las mayores ventas de fibras de lana y de algodón.
En lo que respecta a volúmenes exportados, alcanzaron un total de 89,5 miles de toneladas, un 0,4% por debajo de las 89,8 miles de toneladas de iguales meses del 2015.
El saldo comercial del sector textil e indumentaria arrojó un resultado negativo en el acumulado de nueve meses de 2016, con 793 millones de dólares. Si se tiene en cuenta que durante el mismo período del año pasado se había registrado un déficit de u$s 728 millones, existió suba del 8,9% con respecto a igual período de 2015.
Para Alejandro Ovando, Director de IES Consultores "en el mediano plazo, las perspectivas del sector textil e indumentaria dependerán del impacto de la implementación del plan Productivo Nacional impulsado por el Gobierno, que busca una reconversión sectorial".