Durante el encuentro frente al Morelia, el jugador argentino del Toluca se salvó de lo que hubiera sido un accidente grave. Desde la tribuna le tiraron un botellazo que le pasó a centímetros de la cabeza.