Según las normas de ANAC, los viajeros deben despachar sin excepción sus armas, así como también objetos punzantes o cortantes como alicates, limas, cuchillos, tijeras o destornilladores. También hay restricciones para los alimentos y los líquidos.
Más de uno querría subir a la cabina del avión con todas sus valijas en vez de despacharlas y tener que buscarlas al llegar a su destino, pero las normas internacionales impiden que los pasajeros vuelven con ciertos ítems a mano y limitan la cantidad de los que se llevan en la valija de mano.

De acuerdo con las normas de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), los viajeros deben despachar sin excepción sus armas (que además deben estar declaradas y descargadas), así como también objetos punzantes o cortantes como alicates, limas, cuchillos, tijeras o destornilladores.

Para los pasajeros que no vuelan con su caja de herramientas o su propia pistola queda el problema de calcular el tamaño de cada contenedor de shampoo, gel, crema, dentífrico y colirio que se lleve en el equipaje de mano, que debe tener 35 centímetros de ancho por 55 de alto y 25 de profundidad.

Equipaje.jpg
La mayoría de los países admiten frascos de hasta 100,55 ml de capacidad pero cada uno tiene que estar dentro de una bolsa hermética transparente de hasta 20 cm x 20 cm. En total, se puede llevar hasta 1 litro en líquidos. Los medicamentos, la comida de bebé y los alimentos para una dieta especial son las únicas excepciones que se hacen en Ezeiza.

En teoría está permitido subir a la cabina del avión con un paraguas, una cartera, una valija de mano y la bolsa del free shop, pero siempre es mejor viajar liviano dentro de lo posible. Además se recomienda chequear las reglas de cada país en el sitio web de la aerolínea antes de partir.

Por ejemplo, en el Reino Unido la valija de mano puede ser de 56 x 45 x 25 cm. pero sólo se permite una por persona. En la Unión Europea, los ítems comprados en el free shop son sellados con su ticket de compra correspondiente en bolsas herméticas.

Por su parte, Australia y Nueva Zelanda permiten a sus viajeros entrar con sandwiches y frutas, pero prohibieron las mermeladas y jarabes, salsas, pastas, yogures, sopas, guisos y curry.

Las disposiciones varían levemente de un lado a otro de la frontera y en general siguen los lineamientos de la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA por sus siglas en inglés), la misma que se encarga de darle su código de tres letras a cada aeropuerto del mundo, ya sea en EZE o BCN.