Por el hecho, fue detenida una mujer que es empleada de limpieza del edificio. Se trata de un feto de 30 semanas de gestación junto con la placenta. El caso está bajo investigación de la Fiscalía en lo Criminal N° 6.
El jueves por la mañana en el vestuario donde se cambian antes de entrar a trabajar, un grupo de empleados sintió un fuerte olor nauseabundo que provenía de uno de los lockers.
La jefa de mantenimiento, ayudada por dos guardias de seguridad, rompió la cerradura y sacó la bolsa de residuos que había en su interior.
Embed
Desde el subsuelo, donde se arrojan los residuos patológicos abrieron la bolsa y se encontraron con un escenario desolador: era el cuerpo de un bebé. Se trataba de un feto de 30 semanas de gestación junto con la placenta.
Los empleados se lo comunicaron de forma inmediata al director del centro de salud, Ignacio Previgliano, quien dio aviso a la policía.
El locker pertenece a una empleada de limpieza del lugar que quedó detenida. Es mamá de nueve niños, el último de unos siete meses. "No nos dimos cuenta que estaba embarazada, sobre todo porque hace muy poquito había tenido un bebé. Tiene menos de 40 años", dijeron allegados al caso.
Intervino personal de la Comisaría 53° de la Policía de la Ciudad y el caso ya está bajo investigación de la Fiscalía en lo Criminal N°6.