El adolescente de 15 años falleció tras una dura batalla contra un tipo agresivo de cáncer. Su caso se volvió público por una campaña online para ayudarlo.
Mateo Rush Bonamico, el chico de 15 años que había viajado a los Estados Unidos para tratar su cáncer, murió este sábado en Houston, Texas, según confirmó su madre.

"Quiero decirles que hoy a la madrugada Mateo se fue con Dios", escribió María, la madre de Mateo, en el perfil de Facebook creado para la campaña de apoyo al adolescente y su familia.

Mateo nació con una enfermedad grave llamada atresia de las vías biliares que afectaba al hígado, entre otros órganos, y por eso necesitó una operación a los tres meses y un trasplante de hígado a los 9. Tres años más tarde, los médicos le detectaron un linfoma no hodgkin derivado del trasplante.

Para 2017 se hizo evidente que el único tratamiento posible estaba en Houston y la familia de Mateo viajó con él para luchar a su lado. "Fueron 15 años de pelearla con todo su ser, poniéndole garra y siempre disfrutando su vida a full", expresó su madre.

"Tengo el corazón roto de tristeza, no me imagino una vida sin el. Me consuela saber que Ya dejó de sufrir y estoy segura que está en el cielo", escribió María.

"Quiero agradecerle a todos por todo su apoyo y cariño. Todo fue más fácil junto a Uds. Me queda su gran amor, su garra, su energía, su sonrisa marcada en mi corazón. Les mando un beso grande y mil gracias", expresó al compartir la última foto que le tomaron a su hijo.

Embed

El caso de Mateo se volvió público gracias a la campaña online para costear su tratamiento. La colecta tenía una meta de 800 mil dólares y alcanzó 719.575 hasta este sábado.