La autopsia reveló que Alejandra Párraga y su hijo de dos años murieron envenados con cianuro. La pareja de la mujer le dio agua bendita para que el menor se cure de una enfermedad, pero el líquido estaba contaminado.
Un hombre quedó detenido acusado de envenenar con cianuro a su novia y a su pequeño hijo en Salta, a quienes les dio de tomar el líquido de una botella que supuestamente contenía "agua bendita".

Alejandra Párraga y su hijo de dos años fallecieron el lunes por la tarde. El nene había empezado con convulsiones en su casa y murió en el hospital poco después. Su mamá se descompensó en medio de lo que parecía ser una crisis nerviosa provocada por la muerte del menor, y murió también en una guardia.

mujer-nene-cianuro-agua-bendita2.jpg
Al principio el misterio rodeaba a estas repentinas muertes, pero con el correr de los días se descubrió un macabro plan que ejecutó el novio de la mujer, identificado como Franco Rodrigo Gaspar Cinco.

El nene estaba enfermo y el acusado no dudó en aprovechar la vulnerabilidad de su pareja para engañarla. Le llevó una botella de agua bendita, que supuestamente había sacado de la Catedral. Le dijo que la tomaran, que el hijo de su mujer se iba a curar. El agua tenía cianuro.

mujer-nene-cianuro-agua-bendita3.jpg
El resultado de la autopsia confirmó el envenenamiento y la fiscalía pidió la detención inmediata del novio de Alejandra. Lo fue a buscar la policía al velatorio de las víctimas, donde lo encontraron junto al resto de la familia.