*

- 18 de septiembre de 2012 - 13:00

Abel Pintos, toda la intimidad del artista que conquista a la Argentina

El cantante habló con minutouno.com sobre su exitoso presente, cómo es su vida debajo del escenario y cómo será el show que llevará a la calle Corrientes, que ya agotó siete funciones.
En el marco del festejo por sus 15 años de carrera, Abel Pintos, el joven cantautor de la voz dulce que enamora al país, recibió a minutouno.com en medio de su gira nacional y habló de sus comienzos, la relación con el público, cómo es su vida cotidiana, los proyectos para el próximo año y develó detalles de cómo será el show que el viernes 21 de septiembre desembarcará en la calle Corrientes.

"Estoy viviendo este momento con mucha felicidad y disfrutándolo mucho. Me encuentro en un momento de mi vida y de mi carrera con una armonía muy interesante y muy importante de haber logrado todas las cosas que viví hasta ahora, porque este disco celebra 15 años de carrera discográfica y todo lo que me queda por aprender. Sentirse así, sentir la firmeza de un valor empírico muy grande y las expectativas de lo todo lo que tengo por aprender aún", expresó Abel Pintos.

"Todo el éxito de los teatros, el disco de platino, la venta que continúa en una vorágine total, es un éxito comercial que me alegra mucho porque es mi trabajo, mi carrera y hay mucha gente trabajando, y todos estos resultados permiten que podamos proyectar un montón de otros trabajos de aquí en adelante. El éxito y esa sensación lo estoy viviendo con mucha felicidad", agregó el cantante.

"Uno cuando comienza en un camino determinado, en cualquier orden de la vida, es parte de su ilusión y fantasía que lo que va a hacer sea exitoso. Hoy tengo siete Óperas agotados hace un mes y es un éxito muy grande para mí y para mucha gente. Pero yo tuve otros momentos de éxitos en mi carrera, que quizás para otros no lo eran. Depende el parámetro de cada uno".

"Yo siempre quise ser feliz con lo hice y sentirme exitoso. Me imaginaba el éxito porque siempre me imagino sentirme bien en cada etapa que camino y encaro. También es cierto que, y lo veo en los conciertos, en el público, que la vida me ha dado siempre mucho más de lo que yo fui capaz de imaginar. Yo alguna vez imaginé grabar un disco, y que sea de oro o de platino, pero jamás imaginé que sea a la semana de oro y a las cinco semanas de platino. Quizás el próximo disco ya salga siendo disco de platino. Pero me refiero a que uno siempre imagina algo, pero se da cuenta cuando se cumple que la vida le adosó un montón de detalles que uno no se hubiera podido imaginar", contó el artista, que se presentará los días 21, 22, 23, 24, 27, 28 y 30 de septiembre en el Teatro Ópera.

De cara a las siete funciones, Pintos detalló cómo se prepara para la serie de shows: "La mejor forma de preparar un concierto es de gira. Por más que esté todo programado en un show es muy necesario el aceite de los conciertos, el fogueo de los escenarios. Venimos de una gira de ‘Sueño Dorado’ con una buena cantidad de presentaciones encima y eso nos permitió vivir ya muchas situaciones distintas y nos hace llegar a funciones tan importantes como las del Ópera, ya con una tranquilidad muy grande, que ya conocemos la dinámica del concierto, ya sabemos lo que funciona y se descartaron cosas y se fueron sumando otras".

El cantante adelantó, además, como será el show con el cual presenta su último trabajo discográfico "Sueño Dorado", que además incluye su primer DVD: "Tocamos todo el disco en vivo, todas las canciones y en el orden del disco. Quiero que la gente con este espectáculo pueda hacer una escucha del disco en vivo realmente, de ese disco que fue grabado en tiempo real como si fuera un recital pero sin gente".

      Embed

Dentro del último disco, Abel reversionó "Catus", de Gustavo Cerati, y explicó el por qué eligió esa canción para incluir en el álbum: "Cuando uno es autor y decide dejar de lado un espacio para interpretar el tema de otro autor, de alguna manera lo está homenajeando. La intención no fue homenajear a Gustavo Cerati. Elegí una canción que me gusta mucho de un cantante que me gusta mucho y me identifica con el momento que estoy viviendo y el contexto del disco. La textura de la canción tiene que ver con la textura donde se filmó el disco, por eso la elegí".

"Después la prensa y el público lo adoptó como un homenaje y de alguna manera fue un homenaje colectivo por la sensibilidad del momento. Yo no lo hubiera elegido así porque hablar de homenaje, normalmente aunque no siempre es así, me suena a una cuestión póstuma y Gustavo es un músico que está con nosotros, está vivo y peleando en un momento muy particular de la vida, pero está. Y creo que se generó esa especie de homenaje colectivo por lo que se lo extraña en los escenarios y en lo cotidiano", explicó el cantante.

      Embed

El artista habló también sobre cómo fue variando su estilo: "En la música pasa lo que pasa en la vida, en otros órdenes. Es como si uno por irse de la casa de sus padres deje de ser el mismo, o deje de amar a sus padres. Uno empieza eligiendo un género en particular, porque le gusta o por un cariño normalmente en la niñez o la adolescencia, sobre todo porque es una etapa que es pura influencia. Yo elegí un género, me copaba el rock, la música centroamericana, las baladitas, pero escuché a Mercedes Sosa y encontré en ella la música que me emocionaba. Averiguo quién era, qué hacía y tomo al folclore como eso. Pero a su vez era la época más ecléctica de Mercedes. Yo me crié escuchando a Mercedes cantar folclore y adopté y entendí como folclore a Ariel Ramírez, a Los Chalchaleros, a León Gieco, a Charly García, a Pedro Aznar, a Spinetta e incluso hasta ‘Fragilidad’ de Sting para mí era folclore, porque yo la escuchaba cantada por Mercedes Sosa".

"Yo empecé haciendo ese folclore más tradicionalista, en esa casa de los padres, y empecé a tomar partido propio de la música y empecé a crear mi música desde un punto más ecléctico a ponerle la emoción, los sentimientos. Yo me considero un músico folclórico, yo sigo componiendo canciones de folclore y van a existir toda la vida, pero hago mi propia versión y los chicos que me escuchen a mí van a tomar al folclore de esta forma y el día de mañana van a generar una nueva versión del folclore y para mí el día de mañana será una idea distinta y de vanguardia. El folclore ya tuvo procesos así muchos años antes", agregó.

      Embed

A la hora de hablar de su público, Pintos cree que "las cosas tienen que ver como vos te las propones. Normalmente la histeria del público la genera el artista. Muchas veces voy a un lugar que se pone intenso y tiene que ver porque la gente sabe que ese momento desde que me bajo del escenario hasta que salgo son los únicos segundos que pueden saludar o sacarse una foto y eso no es histeria, es euforia, que es distinto. Porque después cuando me ven en la calle, o me cruzan en un restaurante es súper cool la situación, es más de amor, es de abrazo, de hablar calmo como si estuvieran hablando con una persona que conocen de toda la vida".

"Mi público está más cerca de la euforia que de la histeria, que es lo que me pasa a mí también, yo no podría pedir que mi público no sea eufórico, porque yo soy un tipo eufórico arriba del escenario; abajo puedo ser más tranquilo. No creo que puedo encasillar a mi público y creo que tiene que ver porque mi música es difícil de encasillar, estoy convencido que el público que un artista tiene responde al accionar del artista y al carácter. Yo por ejemplo arriba del escenario lloro y mi público es llorón como yo, y está bueno y nos morimos de la risa, porque soy de madera bailando y se genera eso que está muy bueno", agregó.

Abel es sencillo, amable y conserva ese acento del interior. Su vida transcurre entre los escenarios desde que era muy chico y su vida gira en torno a su carrera y su amor: la música: "No hago mucho más cosas que lo que me permite hacer la música. Más allá de ser mi trabajo, es mi forma de vida, es mi carrera, estudio esto siempre me preocupo por estudiar y crecer. Además de eso es mi forma de vida y no me encuentro un día sin hacer algo que tenga que ver con la música".

"Me gusta mucho salir a correr, pero en algún punto es por trabajo aeróbico también. Me gusta entrenar en el gimnasio y es para resistir mejor los conciertos y los viajes, me gusta mucho leer desde muy chico y lo relaciono con el hecho de nutrirme de conceptos literarios, leo de todos los géneros, me enseñaron a leer cualquier cosa desde un diario, una revista de casa deportiva o un libro de filosofía, me nutro de todos los dialectos. Me gusta ir al cine y lo hago también cuando voy de gira. Miro muchas películas en el micro, en el cuarto del hotel. No tengo ningún hobby completamente descolgado", contó.

¿Qué música escucha? "Tiene que ver con el momento. Yo musicalizo mis momentos y de la misma forma que mis momentos tienen caracteres distintos la música es distinta. Normalmente a la mañana cuando me despierto suelo escuchar ritmos divertidos, cumbia, salsa, cuarteto, que tengan mensajes de buena onda. Por la tarde  o cuando entreno, suelo escuchar rock; cuando me siento a tomar mate en casa solo, siempre escucho un disco de folclore y por la noche algo más tranquilo. Musicalizo mi vida depende el momento".

Sobre el tema del amor en sus canciones, Abel estima que sus termas de desamor no tienen que ver con sus experiencias. "Yo creo que el amor es un sentimiento muy esencial y no creo que se pueda sufrir por amor, sí por el resto de las circunstancias de lo que uno hace con esos sentimientos. Mis canciones hablan de amor y desamor y todas, hasta las más nostálgicas, hablan bien del amor y  destacan el punto interesante del amor en esa historia", aseguró.

El cantante también habló sobre su vida privada: "No es que sea celoso de mi vida privada, pero yo no soy de andar mostrando mi vida, la guardo por una sensación propia y además para cubrir a las personas que son parte de mi intimidad. Porque uno entiende las reglas del juego, pero no todos los que están a mi alrededor tienen que entenderlas. Estoy soltero, no estoy en pareja y viviendo las cosas como elijo vivirlas dentro de los parámetros que se puede elegir. Pero estoy en una etapa que elijo vivirla solo".

¿Cuáles son sus proyectos? Cuando termine los Ópera, Abel viajará  a Mendoza, donde continuará con la gira de "Sueño Dorado" y los conciertos de "Revolución" por toda la provincia. "Vamos a parar para las Fiestas en diciembre, pero seguimos con la gira hasta marzo. Y el año que viene saldrá el próximo disco en el cual ya estoy trabajando, escribiendo canciones y pensando en el mensaje que voy a querer dar y calculo que en abril lo comenzamos a grabar y a mitad de año ya estará listo", adelantó.

Analía Anchel

Otras Relaciones

Video Relacionado

Lo que más te interesa

 
Comentar esta nota