*Ya falta poco para las vacaciones de invierno, y es el momento de estar muy atentos a las promesas que luego no serán cumplidas, porque ejemplos no faltan: hoteles que en los folletos se ven 5 estrellas pero cuando llegamos no encontramos ni una, micros que no llegan a destino o excursiones que finalmente no nos llevan a los lugares prometidos.

Según publica noticiasdeconsumo.com, una de las prácticas más comunes es publicitar pasajes en avión a precios muy convenientes pero alejados totalmente de la realidad. Y, cuando queremos contratar, nos enteramos de que faltan, por ejemplo, los impuestos. O que “justo” de acabaron los pasajes de la promo y sólo quedan los más caros.



En blogquejate publican, por ejemplo, que una empresa está promocionan pasajes con muy buen precio pero con una sóla disponibilidad por destino. ¿Por qué sería engañosa esa publicidad? Porque el stock tiene que tener una relación con la publicidad. Esto es importantísimo. Si no, cuando quieras adquirir los pasajes, te pueden decir que ya no hay disponibilidad, y aprovechar para venderte uno más caro.


 


Un antecedente importante es el caso de  la sanción que le impuso la Ciudad de Bs As a CTI por $80 mil. En ese caso se consideró que la promoción de la compañía de teléfonos celulares para el Día de la Madre de 2004: “El stock de unidades disponible era de sólo trescientas, cantidad notoriamente escasa con relación a la naturaleza del producto, a la dimensión de las publicidades efectuadas en los dos diarios de mayor circulación y a la ya señalada mayor demanda en virtud de la fecha que se aproximaba“.



Por último, recuerden que nadie está obligado a publicar el precio en las publicidades, pero si se publicitan,  siempre debe ser el PRECIO FINAL:  precio + tasa/impuestos.