El día que Ángel Correa habló del cáncer que padecía su mamá: "Ella me llena de orgullo"

Deportes

A Marcela Martínez le habían detectado la enfermedad en 2020 y este jueves falleció luego de tres años de batalla.

El mundo del fútbol abraza a Ángel Correa, quien por estas horas atraviesa la pérdida de su mamá, Marcela Martínez, luego de que padeciera un cáncer los últimos tres años. La triste noticia fue confirmada por San Lorenzo, club donde el delantero dio pasos firmes de cara al presente que vive hoy en el Atlético Madrid de España.

El futbolista campeón del mundo con la Selección argentina ha destacado en varias oportunidades la valentía de su mamá, pero lo hizo de una forma especial cuando advirtieron la enfermedad que la aquejaba: "No hay tregua para tu enemigo en el campo de batalla, pueden tocar tu cuerpo, pero tu alma es intocable, aunque desgarren tu carne, tu fe es inquebrantable. No te robarán quién eres, tu espíritu es más fuerte. Esta guerra la tienes ganada. Sos nuestra guerrera. Te amamos, má".

De hecho, en una entrevista para el sitio Goal hace algunos días atrás, el rosarino se había referido a la difícil situación que vivía la mujer: "A pesar de que lleva ya tres años luchando contra el cáncer, sigue con nosotros, luchando contra esa enfermedad, luchando cada día. Mi madre me llena de orgullo y la llenamos de fuerza para que siga viviendo".

"Mi madre la persona más importante de mi vida. Sin duda. Tanto mi madre como mis hijas son muy importantes. Toda mi familia. Nuestra fuerza es nuestra Marcela, mi madre", señalaba el delantero, sin saber que el 'adiós' estaba cercano.

La difícil historia familiar de Ángel Correa y el gesto hacia su madre

Tristemente, hoy le toca atravesar la pérdida de su mamá. Pero no es el único dolor que el jugador de 28 años vivió a lo largo de su vida: a sus diez años, sufrió la muerte de su papá y en 2017 se suicidó Luis, uno de sus hermanos.

Al pasar de San Lorenzo al Atlético Madrid en 2014, los estudios de rutina revelaron que padecía una anomalía cardíaca, por la que debió ser operado en Nueva York. Luego de un tiempo, reveló que había decidido no contarle a su mamá de aquella intervención: "Le dije que había ido a pasear".

Luego, cuando a su progenitora le detectan cáncer en el año 2020, el delantero decidió raparse con la finalidad de acompañar el duro proceso que Marcela enfrentaría con el tratamiento de quimioterapia y rayos.

Embed

Dejá tu comentario