Al final hay recompensa: Argentina gritó campeón ante Brasil

Deportes

El seleccionado nacional se convirtió en el mejor de América e hizo felices a millones de argentinos que nunca habían podido celebrar un título.

Este sábado, la Selección Argentina venció a Brasil y logró consagrarse campeona de la Copa América 2021. Sin embargo, detrás de este gran triunfo hay un pasado, una historia que no solo les duele a los jugadores o a los argentinos que ya pudieron celebrar un título con la “Albiceleste”, sino que también a aquella generación “Sub 30”, que no había tenido la posibilidad de gritar campeón con la camiseta de su país.

Esta gran parte de la sociedad argentina creció llena de frustraciones, creció viendo a su seleccionado disputando finales y quedándose a un paso de la gloria, creció con bronca, con la sensación de que siempre faltaba algo para conseguir el objetivo. A este grupo pertenezco yo, que hasta anoche, nunca había tenido la posibilidad de ver al gran Lionel Messi levantando una Copa con la Selección.

Anoche, mientras estaba bajo el efecto de la emoción y la euforia de haberle ganado a Brasil, se me cruzaba por la cabeza el proceso de la hinchada con estos jugadores. Hasta el Mundial 2014, yo sentía que gran parte de ese grupo Sub 30, alentaba como sea a este equipo, pero a medida que las decepciones surgían, esa pasión e ilusión se iba perdiendo y, con el correr de las semanas, se volvían un poquito más hinchas de su club que de Argentina.

Lionel Messi. Jpg
Foto: @Barzaboy

Foto: @Barzaboy

Esto provocó que, durante varios meses, incluso durante esta competencia, las críticas y la poca fe, estén cada vez más presentes. Si hasta hace tres o cuatros meses, le preguntábamos a algún joven argentino si prefería ganar un título con su equipo o con el seleccionado, la respuesta era la primera opción y nunca la segunda.

Después de esta victoria, espero que eso cambie y todo vuelva a ser como antes. En lo personal, fue una alegría enorme. De hecho, todavía no logro terminar de entender la importancia de este título, lo que significa ver a “La Pulga” con esa sonrisa enorme en la cara, besando el trofeo, cantando y llorando.

Es una locura pensar que la Selección Argentina, uno de los equipos más fuertes del mundo por la calidad de jugadores que tiene, haya tenido que esperar 28 años para gritar campeón. Si tengo que comparar mis sentimientos de este sábado por la noche con otro acontecimiento futbolístico, sin dudas, viene a mí cabeza el partido histórico entre River y Boca en el Santiago Bernabéu.

Messi Campeón.jpg

Ese 9 de diciembre de 2018, quedó grabado como una de las mejores noches que me tocó vivir. Lo que sentí ese día, lo volví a sentir con la Selección Argentina, esos nervios, la felicidad de saber que éramos y somos los mejores de América. Sin dudas, tenemos que agradecer ser contemporáneos a Lionel Messi, de disfrutar su juego, sus lujos.

Así como nosotros no tuvimos la suerte de ver jugar al gran Diego Armando Maradona, así como no pudimos verlo levantar la Copa del Mundo del 86, pero igual lo valoramos, lo amamos, lo recordamos, y hasta lo hacemos parte de esta obtención, que es más que especial.

Así lo van a recordar las generaciones que siguen, aquellos que no lleguen a disfrutar a Messi, van a ver los videos, van a escuchar lo que cuenten los más grandes y seguramente logren sentir lo que todos sentimos este 10 de julio de 2021.

https://twitter.com/Argentina/status/1414047786711015436

Así como los más jóvenes recordamos a Diego, hablamos de sus partidos, de su calidad como persona y jugador, nos emocionamos cuando escuchamos los relatos históricos y sentimos que fuimos parte de esa historia dorada, los más chicos, los que vienen en camino, van a sentirlo por Lionel Messi, van a sentirse parte de esta historia y van a seguir manteniendo viva la historia de la Selección Argentina.

Sin dudas, esto es un envión anímico enorme para todos: jugadores, dirigentes e hinchas. La ilusión se renovó, las heridas sanaron y la cabeza ya piensa en pelear con las mejores armas en el Mundial de Qatar 2022, en levantar esa Copa, en poder gritar una vez más ¡SOMOS CAMPEONES!.

Dejá tu comentario