Colón se lo dio vuelta a Olimpia y se clasificó a los octavos de final de la Copa Libertadores

Deportes

El conjunto de Falcioni arrancó en desventaja, pero lo dio vuelta con un doblete de Lertora para abrochar su pasaje a la próxima instancia.

En Santa Fe y por la quinta fecha del Grupo G, Colón se impuso 2-1 ante Olimpia de Paraguay y aseguró su lugar en los octavos de final de la Copa Libertadores de América.

El conjunto de Julio César Falcioni comenzó en desventaja por el tempranero gol de Hugo Quintana a los 7 minutos, pero lo dio vuelta con un doblete de Federico Lértora, que marcó el empate a los 41 y el triunfo a los 81.

Con este resultado, el "Sabalero" alcanzó las 10 unidades y quedó como puntero del Grupo G con dos puntos más que Cerro Porteño. En la última jornada visitará al ya eliminado Peñarol.

El resumen de Colón 2 - Olimpia 1 por la Copa Libertadores

¡EL SABALERO LO DIO VUELTA Y AVANZÓ A OCTAVOS DE FINAL! | Colón 2-1 Olimpia | RESUMEN

Todo estaba dado, desde adentro y desde afuera, para que los colonistas vivieran una noche de fiesta con la clasificación anticipada a los octavos de final, y en los cinco primeros minutos de partido todo apuntaba en ese sentido.

Varias situaciones de gol merodearon en ese breve lapso el arco defendido por Gastón Olveira y parecía que la primera ventaja para los dueños de casa estaba al caer.

Sin embargo, en la primera contra de que dispuso el conjunto paraguayo el volante Hugo Quintana entró solo por el callejón del medio de la defensa "sabalera" tras un desajuste entre Paolo Goltz y Rafael Delgado y puso en ventaja a su equipo, muy apoyado por un numeroso grupo de hinchas del equipo asunceño que llegaron hasta Santa Fe.

Este tanto, por supuesto, en vez de aquietar los ímpetus de los locales los acicateó, ya que este enfrentamiento de la quinta fecha lo encontraba a Colón con la chance ante sí de clasificarse hoy mismo a los octavos de final, sin depender de ningún otro resultado, una jornada antes de la finalización de la fase de grupos.

Pero en ese devenir las llegadas de los dirigidos por Julio Falcioni se repetían sin final feliz, ya que por impericia en algunas oportunidades y hasta por mala fortuna en otras, la valla olimpiense parecía inexpugnable.

Hasta que superados los 40 minutos se produjo la primera gran aparición del mercedino Lértora, que a los 31 años (nació el 5 de julio de 1990) parece estar en la plenitud de su carrera.

Y con esa madurez el bonaerense ex Belgrano, de Córdoba y Godoy Cruz, de Mendoza, que se inició en Ferro Carril Oeste y pasó también por Arsenal, de Sarandí, apareció como Quintana antes para Olimpia por el umbral de entrada al área grande del equipo dirigido por el exdefensor de River Plate y Boca Juniors, Julio César Cáceres. abrió el pie derecho y clavó el balón contra el palo izquierdo del uruguayo Olveira, a media altura.

El pase llegó desde la izquierda de Cristian Bernardi luego de una buena combinación con Facundo Farías.

Para el segundo tiempo entonces, el camino hacia la clasificación estaba nuevamente abierto y al alcance de la mano para el equipo santafesino, pero ya Olimpia no sería el mismo del primer tiempo, porque no jugó con las líneas tan abiertas como en el primer tiempo, se volvió un conjunto más corto, y entonces a Colón le costó entrarle.

Por eso ya a la media hora del complemento ambos empezaron a mirar de reojo el empate como un resultado para nada despreciable, puesto que para Colón cerrar la clasificación en la última jornada ante el eliminado Peñarol, en Montevideo, no parecía una empresa tan gravosa como para Olimpia disputar el clásico paraguayo ante el hasta entonces otro puntero, Cerro Porteño, como visitante en La Nueva Olla.

Pero, se dijo, Lértora estaba en su gran noche, quizá en la más inolvidable de su carrera, y cuando el minutero se acercaba nuevamente a los 40, co0mo en el primer tiempo, otro centro de Bernardi, esta vez desde la derecha, lo encontró ahora en el otro borde, el del área chica, para conectar un cabezazo cruzado que hizo estéril el vuelo de Olveira hacia su palo derecho.

Y estalló entonces el colmado "Cementerio de los Elefantes", el banco rojinegro y, por dentro todavía y por los próximos 10 minutos (con descuento incluido) el corazón de cada uno de los jugadores colonistas, que no podían contener su emoción cuando un ratito después el colombiano Wilmar Roldán marcó el final que sellaba la clasificación a los octavos de final.

Embed

Dejá tu comentario