El presidente de España fue tajante con Luis Rubiales tras el beso a Jenni Hermoso

Deportes

Pedro Sánchez fue muy crítico al dar su opinión sobre el hecho y le pidió que los españoles se queden con la "parte buena de todo el proceso deportivo".

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, rechazó las disculpas del presidente de la Federación Española de Fútbol, Luis Rubiales, tras abordar con un beso a la jugadora Jenni Hermoso en la consagración por el Mundial femenino.

"Las jugadoras lo han hecho todo para ganar, pero ha habido algunos comportamientos como el del señor Rubiales que si manifiestan algo es que en nuestro país queda mucho camino por recorrer en materia de igualdad y respeto entre mujeres y hombres", comentó Sánchez, del PSOE, en conferencia de prensa.

Embed

El festejo con un gesto de abuso de poder por parte de Rubiales para con Hermoso, a quien besó en la boca en la coronación por el título conseguido hace días en el Mundial de Australia-Nueva Zelanda fue rechazado por el mandatario aunque aclaró que no tiene "potestad" para destituirlo del cargo.

"El presidente de turno es elegido y destituido por sus asociados, pero ya he dicho que nos parece que son insuficientes y tiene que dar más pasos el señor Rubiales para aclarar un comportamiento que es a todas luces inaceptable", apuntaló Sánchez, mientras busca los escaños suficientes para concretar un nuevo mandato como presidente.

Embed

"Que no conecta con el sentir mayoritario de los españoles que apuesta claramente por la igualdad de hombres y mujeres. Su declaración de petición de disculpas es insuficiente, tiene que ser mucho más claro y contundente en la petición de disculpas", continuó Sánchez en la conferencia de prensa brindada esta mañana en España. Por último, pidió que los españoles se queden con la "parte buena de todo el proceso deportivo".

España se consagró campeona mundial de la Copa Femenina de la FIFA Australia y Nueva Zelanda 2023 por primera vez en su historia, luego de ganarle por 1 a 0 en la final a Inglaterra, el último domingo, en Sydney.

Embed

Dejá tu comentario