Gabriel Deck va a cobrar 4 millones por sus primeros 20 partidos en la NBA

Deportes

El argentino tenía uno de los salarios más bajos en el Real Madrid y parte de este dinero irá a su cláusula de rescisión.

Gabriel Deck pegará un salto trascendental en su vida deportiva para jugar en la NBA, pero también vivirá una modificación de su economía. A la espera de la confirmación oficial de su arribo a los Oklahoma City Thunder, en España dieron detalles de la oferta que le realizó la franquicia norteamericana.

El argentino de 26 años arribó a uno de los mejores equipos del mundo a nivel europeo en julio del 2018 y firmó un contrato con esa entidad hasta mediados de este año. Su buen nivel en España despertó desde hace tiempo el radar de la NBA, pero había un detalle clave detrás de su estadía en el Merengue para terminar de convencerlo de marcharse: era el segundo peor salario de la plantilla a pesar de ser un nombre clave en la estructura.

El diario Marca detalló que Deck es el segundo peor pagado del equipo detrás del joven de 19 años Usman Garuba. El club trató de renovarlo a finales del 2020, pero Deck ya tenía la mira en la NBA y sabía que una renovación en el “merengue” incluirá una alta cláusula de rescisión para ir a Estados Unidos.

Según el periódico AS, el salario que tenía Deck “no rebasaba los 500.000 euros anuales” y además cuenta con una cláusula de recisión de 2 millones de dólares.

Ante la lógica tentación de la NBA, el Thunder apareció con una oferta sobre la mesa que le modificará drásticamente sus finanzas, más allá del cambio absoluto en lo deportivo: le abonarán 4 millones de dólares sólo por los meses que quedan hasta el cierre de la temporada, según detalló el diario AS.

La franquicia de Oklahoma, que enfrentará mañana a los Philadelphia 76ers, tiene 20 encuentros por delante hasta el 16 de mayo que terminará esta parte de la temporada. Ubicados en la 13ª colocación de la Conferencia Oeste con 20 triunfos y 32 derrotas, los playoffs que comienzan el 22 de mayo están quedando cada vez más lejos de la planificación por lo que el objetivo está puesto en el equipo del futuro.

El team que actualmente comanda Mark Daigneault, además, tiene la “opción unilateral” de firmarle al argentino un nuevo contrato por otras tres temporadas y 11 millones de dólares si finalmente cumple con las expectativas que giran en torno a su llegada.

Hay un detalle clave para explicar esta propuesta: la NBA tiene topes salariales, pero también límites inferiores. Oklahoma está cerca del “salary floor”, un piso mínimo que hay que invertir en los sueldos de los jugadores antes del final de la temporada porque en caso contrario podría recibir alguna sanción de la organización. Según el medio español, Oklahoma está unos 4 millones debajo de ese umbral y desde allí también se explica la flexibilidad que tuvo a la hora de realizar la inversión por Deck.

Oklahoma desembolsaría unos 750.000 de dólares para cubrir una parte de la cláusula (es el máximo permitido en la NBA para este tipo de transferencias) y dentro de los 4 millones de dólares por contrato hasta final de la temporada estará el dinero que Gabriel usará para completar lo que resta cubrir de la cláusula.

Temas

Dejá tu comentario