Sufre Independiente: perdió y volvió a caer en descenso

Deportes

En un encuentro parejo, Alexis Castro marcó el único tanto para que Godoy Cruz derrote 1 a 0 al Rojo en Avellaneda y alcance la punta. Los de Gallego cayeron nuevamente en zona de descenso.

Independiente vuelve a ver todo cuesta arriba. En Avellaneda, Godoy Cruz lo derrotó por 1 a 0 y así el equipo de Américo Rubén Gallego sumó su segundo traspié consecutivo y volvió a caer en la zona de descenso. Alexis Castro anotó el único tanto del partido para el ahora puntero del certamen, junto a Lanús.

Luego de dos triunfos consecutivos que lo sacaron de la zona roja de los promedios (Vélez y Racing), el Rojo llegaba luego de una derrota ante Arsenal en Sarandí que volvía a comprometerlo seriamente con el sector bajo.

Por eso, el local necesitaba sí o sí un triunfo ante un equipo mendocino que llegaba entonado, invicto, y con la chance de subirse momentánemante a la punta del torneo en caso de obtener los tres puntos en Avellaneda.

En este contexto, el primer tiempo mostró lo que se esperaba. Ambos conjuntos salieron decididos a atacar y el encuentro fue de ida y vuelta. En ese frenesí, el local fue superior y contó con las mejores chances, aunque los de Martín Palermo también contaron con alguna que otra oportunidad para romper el cero.

Sin Daniel Montenegro (lesionado) ni Ernesto Farías (en el banco de suplentes), Independiente apostó por la velocidad del colombiano Juan Caicedo para lastimar, y, con intermitencias, el delantero estuvo movedizo y se las ingenió para complicar a la defensa mendocina.

La primera chance para el Rojo fue al comienzo mismo del encuentro, con un cabezazo de Julián Velázquez que rebotó en el travesaño. Algunos minutos después, Caicedo tuvo un mano a mano que fue excelentemente achicado por el arquero Nélson Ibáñez.

      Resumen Independiente 0 - Godoy Cruz 1

El colombiano también contó con un cabezazo que nuevamente exigió una gran respuesta de Ibáñez, que otra vez le ahogó la apertura a un equipo que era superior pero al que le faltaba la última puntada para plasmarlo en el marcador.

Del lado del visitante, Facundo Castillón fue quizás lo más destacado en la ofensiva, ya que Mauro Óbolo no entró en sintonía con el juego en esa primera mitad. Precisamente el rubio contó con la situación más clara para el Tomba, cuando intentó definir por arriba sobre el arquero Diego Rodríguez pero el balón se levantó demasiado y terminó en el techo del arco.

En el segundo tiempo, Independiente arrancó con todo y Caicedo tuvo la chance más clara en el comienzo, pero el palo le negó nuevamente la oportunidad. Y, como dice el viejo refrán del fútbol, los goles que no se hacen en un arco...

En la respuesta, Óbolo le bajó la pelota a Castro en la puerta del área y el ex Atlético Rafaela no perdonó: sacó un remate bajo y esquina que no pudo contener Rodríguez y le puso el 1 a 0 para silenciar un Libertadores de América que hervía.

A partir de ahí, todo fue del Rojo, que con mucho ímpetu y amor propio fue como pudo contra el arco de su rival. Primero un tiro libre de Osmar Ferreyra que nadie llegó a rozar y terminó salvando Ibáñez. Luego, con un cabezazo de Samuel Cáceres que se fue rozando el palo.

Ya cerca del final, el colombiano Caicedo iba a terminar de confirmar que no era su noche cuando probó con un potente zurdazo pero el travesaño le volvió a negar la posibilidad del empate. Pese a esto, la gente lo premió por el esfuerzo y coreó su nombre.

Así, entre la férrea defensa mendocina y la impericia de Independiente en los últimos metros, el equipo de Martín Palermo sumó su tercer triunfo en el torneo y alcanzó momentáneamente a Lanús en lo más alto de la tabla.

Del otro lado, el panorama es muy distinto. El Rojo cosechó su tercera caída y tendrá que esperar el resultado de los otros equipos comprometidos (San Martín, Quilmes y Unión), para no terminar esta quinta fecha en la zona de descenso.

      Embed

Dejá tu comentario