La incansable lucha de una madre por evitar que el padre se lleve a sus hijas a EE.UU.

Economía

La argentina, que tuvo dos nenas con su ex esposo estadounidense, perdió una disputa judicial, y ahora debe restituir a las pequeñas con su padre. A horas de ser llevadas a la Embajada de EE.UU, solicitó al máximo tribunal un "per saltum" para evitar que las chicas dejen el país.

La madre de dos niñas que deben viajar a Estados Unidos para ser restituidas a su padre presentó este mediodía un "per saltum" para evitar que las pequeñas dejen la Argentina.
El escrito lo firma la abogada Mariana Gallego quien, si bien se excusó de brindar detalles por la índole de la cuestión familiar y haber menores involucradas, reconoció que "mañana (por hoy) a las 12 las nenas tiene que estar en la Embajada de los Estados Unidos" para viajar a ese país.
"Agotadas todas las instancias judiciales, solo cabe interponer la vía del per saltum como medida cautelar para que la Corte Suprema suspenda la restitución", dijo la letrada.
Gallego quiere que el máximo tribunal deje sin efecto la orden de restitución dictada por la Suprema Corte de Justicia bonaerense porque "la ejecución de esa sentencia genera una vulneración gravísima de los Derechos del Niño" reconocidos en tratados internacionales.
La letrada dijo además que la mayor de las niñas, de ocho años, "pretende ejercer su derecho de ser oída y conseguir así evitar el desarraigo y la separación de su madre, quien corre riesgo de detención en Estados Unidos", aunque no explicó los motivos.
En diálogo con Télam, Gallego dijo que "junto con la madre de las niñas confiamos en una resolución que respete la identidad de las criaturas, priorice su interés superior y resguarde el carácter de sujeto de derechos, consagrado en la legislación nacional".
La disputa tiene como protagonistas a la argentina Ana Alianelli y el estadounidense Denis Burns, quienes se casaron en 2004 y tuvieron dos hijas en Estados Unidos.
En 2010 se separaron y ella volvió con las nenas a la Argentina, con un permiso judicial que luego caducó. Desde entonces, el padre inició una larga batalla judicial que terminó ahora, cuando la Suprema Corte Bonaerense desestimó la apelación de la mujer ante un fallo desfavorable del Juzgado N°1 de Familia de Pilar, a cargo de Alejandra Velázquez.
En el marco de la disputa hubo una denuncia de violencia doméstica contra Burns, de parte de Alianelli, quien acusó a su ex marido de "echar a perder la economía familiar por su adicción al juego". Burns creó un sitio web para alentar la lucha contra "los niños secuestrados" y allí recauda fondos para las familias que atraviesan una situación similar.
El argumento para la restitución es la Convención de La Haya. Como los chicos nacieron en Estados Unidos, la pelea judicial por la tenencia debe darse allí. Pero la madre dice que sus hijas ya vivieron más tiempo en la Argentina que en Estados Unidos. Mientras, las dos niñas son rehenes de la pelea de sus padres.
Alianelli no pierde las esperanzas y recordó un caso reciente que protagonizaron Brasil y EE.UU.: "Obama y Dilma se pusieron personalmente al frente del conflicto por un chico y lo terminaron resolviendo de la mejor manera para el menor". "Hoy, después de haber construido un hogar para mis hijas en Argentina, con la ayuda de mi familia y amigos, me veo obligada a desgarrarlas de la única vida que conocen: su colegio, sus amistades y su familia, sin ninguna garantía de que su padre pueda brindarles sustento, seguridad, alimento y cobertura médica, ya que al momento no ofrece pruebas de tener un trabajo estable", se lamentó.

    Dejá tu comentario