Cómo se comportarán los bonos antes y después del fallo por buitres

Economía

Los analistas plantean distintos escenarios antes del fallo sobre la deuda en los tribunales de Nueva York. El escenario de un default no está en los planes de los especialistas. Sí el de una reapertura del canje.

Analistas del mercado y financistas están divididos sobre la resolución que tomará la Justicia norteamericana el próximo 27 respecto a la deuda en default que está en manos de fondos buitre y al escenario que enfrentarán los bonos argentinos antes y después del fallo.

Aunque muchos dan por descontado que habrá reapertura del canje tras un fallo en favor de Argentina, algunos sostienen que los mercados seguirán castigando a los títulos de largo plazo y se inclinarán por comprar los de corto. En ese escenario, algunos especialistas -los más arriesgados- plantean escenarios con ganancias de hasta 30% y 40% con bonos argentinos.   

El 27 de febrero próximo es la fecha clave
en que la Argentina volverá a verse las caras con los fondos buitre. En la audiencia se reverá, a favor o en contra del país, la última decisión del polémico juez Thomas Griesa, que ordenó a fines de noviembre pasado que la Argentina debía pagar US$1.330 millones de dólares a los tenedores de deuda en default.

La misma fue aplazada por la corte en diciembre hasta esta nueva instancia en la que el tribunal habrá examinado el fallo en profundidad y dará su veredicto a las partes. En caso de que la decisión resulte desfavorable para el país, el fantasma del default técnico se haría realidad.

Ante este panorama de incertidumbre, la posibilidad de una eventual reapertura del canje abrió la cancha a la especulación.

"Con una reestructuración tenés un potencial de suba de los bonos defaulteados del 30% al 40%, y aún más si los tribunales realmente siguen fallando contra la Argentina y debe pagar a los demandantes en su totalidad", dijo a la agencia Bloomberg el economista Stuart Culverhouse, economista jefe de la consultora londinense Exotix.

La especulación de que el Gobierno ofrecería un 30% más que el valor actual de los títulos impagos también hace crecer fuerte en el mercado local a los bonos que, durante treinta ruedas consecutivas, no pararon de subir.

En este sentido el analista bursátil Freddy Vieytes dijo a minutouno.com que "se espera que los bonos en dólares de largo plazo (Discount y Par) sean los más castigados los días previos y posteriores al fallo, por eso se está invirtiendo fuerte en bonos de corto plazo como el BODEN o el BONARD 7, que se cobran en abril y septiembre próximos respectivamente. No es casual que durante enero y febrero de este año  estos últimos se dispararan con tanta fuerza".

Vieytes explica que el BODEN 2017 subió un 17% y el BONARD 7 un 16% en un solo mes (más que lo que deja un plazo fijo en todo un año) mientras que el BONARD 10 lo hizo un 11,5%, también el Discount alcanzó un 10% y el PAR un 11%.

"Es decir, ambos tuvieron una performance buenísima, mejor que en todo el año anterior, pero hay cierto temor de que la buena racha se corte de manera abrupta a partir de lo que dictamine el nuevo fallo".

ANTES Y DESPUÉS

Antes de que se diera a conocer último fallo de Griesa, los bonos emitidos bajo ley extranjera eran considerados los más seguros para invertir; al menos tenían una mejor calificación respecto de los emitidos bajo ley argentina. Desde que el juez amenazó con embargar los fondos argentinos depositados en los bancos de Estados Unidos la situación se dio vuelta y los títulos emitidos bajo ley argentina comenzaron a ser los preferidos por los inversores y -en consecuencia- a cotizar en alza.

Por su parte, Omar Russo, director del sitio web bursátil Pataconet, explicó que parece haber cierto consenso respecto de que el nuevo fallo será favorable para el país. "La comunidad financiera internacional estaría a favor de dar una solución que permita a la Argentina pagar a sus acreedores, e incluso se ha insinuado la posibilidad de abrir un nuevo canje.

Algunos sospechan que el acercamiento de Argentina con Irán a través del acuerdo para avanzar en la investigación del atentado a la Amia puede estar relacionado con esta cuestión, por si acaso deben recurrir a otros países ante una posible ruptura con los centros financieros relacionados con EE.UU."

A su vez, destacó que: "no hay que olvidar que algunos países europeos están atravesando situaciones muy complicadas, que podrían llevarlos a un default similar a lo que nos ocurrió en el 2001. A estos países no los favorecerá el antecedente de que Griesa obligue a pagar a un país el total de la deuda renegociada y aceptada por más del 90% de los acreedores. La presión de estos países puede ser un punto a favor para que se encuentre una solución favorable a la Argentina."

Para el economista y director del centro de investigaciones económicas de la Universidad del Salvador, Juan Miguel Massot, "las cosas no son tan claras. Se va a llegar posiblemente a algún tipo de arreglo intermedio, pero no a una solución definitiva. Aunque no da la impresión que el gobierno argentino pretenda caer en una situación de irregularidad o default", sostuvo.

Ahora bien, conviene preguntarse qué pasaría si la cámara de apelaciones da la espalda a la Argentina.

Para Russo esto está claro: "en caso de que algo así ocurra una de las posibilidades que se baraja es que los pagos de bonos emitidos bajo ley extranjera se hagan en una jurisdicción distinta de los Estados Unidos. Si bien no se caería en default por estar cumpliendo con la cancelación de las deudas, entraríamos en lo que se denomina 'default técnico' por no cumplir estrictamente lo estipulado en las cláusulas de emisión del bono", explica.

Por último Russo afirmó que: "eso traería como consecuencia una nueva baja en la calificación de la deuda argentina y lo más importante de todo: estaríamos aún más lejos de volver a jugar en los mercados internacionales", concluyó.

 

María Victoria Dentice

Dejá tu comentario