Cronología de una larga batalla legal contra los "buitres"

Economía

Los denominados "holdouts" compraron títulos a precio vil y se negaron a entrar a los canjes de 2005 y 2010. Se trata del 0,45% de los tenedores de la deuda total. El 93 por ciento adhirió a los canjes y otro 7 lo rechazó. En ese grupo, están esos "fondos buitre". Este lunes, se anunció una nueva alternativa para todos los que no entraron.

Este lunes, la presidente Cristina Fernández anunció que enviará al Congreso nacional un proyecto de ley para que se establezca un tercera reapertura del canje de deuda para los acreedores que no ingresaron en las dos reestructuraciones anteriores.

Además, girará otra iniciativa para poder reemplazar los bonos ya emitidos por otros que se cobrarán en la Argentina, en dólares y en el mismo plazo. Este nuevo destino de los desembolsos, de todas formas, quedará a criterio de los bonistas si lo aceptan o si prefieren seguir cobrando en Nueva York, pese al temor de un eventual embargo por parte de la Justicia de los Estados Unidos ante un fallo favorable para los "fondos buitre".

Cronología de una larga batalla legal contra los "buitres"

Luego de los canjes de deuda de 2005 y 2010, que obtuvieron una adhesión del 93 por ciento del total de acreedores e implicaron quitas de hasta el 65 por ciento de capital y ahorros de intereses, una porción minoritaria de bonistas decidió entrar en litigio con la Argentina.

Entre esos bonistas hay "fondos buitre" -en realidad estas entidades compraron bonos en default, en gran medida luego de finalizados los canjes- a precio vil, que representan el 0,45 por ciento del total de los tenedores de esos bonos.

Decidieron entonces recurrir a la Justicia de Estados Undios reclamando el pago del 100 por ciento de sus acreencias -alrededor de 1.300 millones de dólares-.

El juez de Primera Instancia del distrito de Nueva York, Thomas Griesa, falló en 2012 en favor de los fondos buitre, dictando el pago del total de los bonos.

El Gobierno nacional apeló el fallo ante la Cámara de Apelaciones de Nueva York, que finalmente avaló la decisión de Griesa, un 26 de octubre.

Un mes más tarde, la misma Cámara decidió hacer lugar a un pedido del Gobierno nacional y suspendió el fallo, citando a las partes a una audiencia final el 27 de febrero de 2013.

Luego, el Gobierno planteó reabrir el canje de deuda, para que los fondos buitres cobraran lo mismo que vienen cobrando los bonistas que accedieron a la quita argentina.

Entonces, la Casa Rosada recurrió a la Corte Suprema de los Estados Unidos para que revea el fallo inicial de Griesa.

En este marco, este viernes llegó la decisión definitiva a nivel de la Cámara de Apelaciones de Nueva York, ratificando los planteos del juez de primera instancia.

De todos modos, la sentencia no se hace efectiva mientras está pendiente la definición de si el máximo tribunal norteamericano aceptará el caso.

La definición del tema deberá involucrar una decisión sobre el Bank of New York Mellon, a través del cual el Gobierno argentino hace efectivos en forma habitual los pagos a los bonistas que entraron en los canjes de deuda.

Ocurre que si se aplica de manera definitiva el fallo de Griesa, ese banco no puede pagar los vencimientos de deuda argentina si primero el Gobierno nacional no cumple con cancelar la deuda con los fondos buitres.

Dejá tu comentario