Trufas, el diamante negro: ¿cómo invertir en este negocio y cuánto se gana?

Economía

Trufas del Nuevo Mundo, el emprendimiento más grande en Sudamérica, posee un campo en Espartillar, sudoeste de la provincia de Buenos Aires, donde hasta el momento han implantado más de 10.000 árboles que en, 2016, darán las primeras trufas. En el mercado externo, el kilo puede llegar a costar US$2.600

¿Qué cosa? ¿Pero no son de chocolate? ¿Dónde? ¿Pueden invertir pequeños inversores? La invitación que llegó a minutouno.com para conocer un campo implantado con trufas en Espartillar, una ciudad bonaerense en el sudoeste de la Provincia, en el marco del primer fideicomiso trufero en el país, abrió todos esos interrogantes.

Vayamos de a poco. ¿Qué son las trufas negras de Perigord? El llamado "diamante negro", hongo comestible mimado en la gastronomía, está en escasez ante una demanda constante de empresarios gastronómicos, chefs y cocineros de todo el mundo.

Es el hongo más fino, aromático y deseado de la gastronomía mundial compitiendo con el caviar, el azafrán y el foie gras. Siempre se utiliza como condimento y nunca como alimento.

Es ideal para acompañar pastas o carnes y también para aromatizar y saborizar mantecas y aceites y en la terminación de platos, pudiéndose además comer en fresco. No hay ninguna trufa que tenga exactamente el mismo sabor que otra.

La cosecha es otro distintivo: se la realiza con perros adiestrados que ubican la trufa por su olor, ya que cuando están maduras emanan un potente aroma que las caracteriza.

Trufas, cómo buscan los perros

Los principales países productores de trufa negra son Francia, Italia y España. Pero desde hace algunas décadas experimentan una caída en la cosecha, que puede deberse a la reducción de los bosques y los cambios en el uso del suelo.

Aunque algunos científicos se arriesgaron a decir que parte de la caída puede estar relacionada por el cambio climático: el hábitat de la trufa europea habría sufrido durante las últimas décadas a causa de veranos más calientes y menos precipitación.

Debido a esta escasez, el precio de la trufa negra experimentó una escalada brutal en los últimos años. Se estima que un kilo puede llegar a costar US$2.600. Incluso un solo hongo puedo conseguirse a US$130.

La producción nacional de los llamados "diamantes negros" tendrá como primer objetivo el mercado de la Unión Europea donde hoy se consumen en invierno alrededor de 40 toneladas anuales promedio, cantidad que resulta insuficiente para la gran demanda que existe en la actualidad.

Pero asimismo, se visualizó nuevos mercados como Oceanía y Asia que comienzan a demandar trufas negras para incorporarlas en los platos gastronómicos de los mejores restaurantes de la región.

¿Dónde se produce trufas? En Argentina, Trufas del Nuevo Mundo, el emprendimiento más grande en Sudamérica, posee un campo en Espartillar, sudoeste de la provincia de Buenos Aires, donde hasta el momento han implantado más de 10.000 árboles que en, 2016, darán las primeras trufas.

Lo que se implantan son robles europeos, encinas y avellanos, que previamente son miconizados con el tuber melanosporum, que es lo que permite que la trufa crezca en las raíces de esos árboles. Una vez que el hongo está maduro despide un fuerte olor que atrae a los perros rastreadores, que desentierran el "diamante". Así es como se lleva a cabo la cosecha.

La elección del lugar surgió luego de diferentes viajes por distintas provincias del país y de incansables estudios edafológicos (estudios de la composición del suelo) donde se comprobó que el Sudoeste de la provincia de Buenos Aires posee las características adecuadas que posibilitan el desarrollo de este hongo.

En la localidad Chillar, partido de Azul, en el centro de la provincia de Buenos Aires, se vivió un acontecimiento histórico para la truficultura argentina, cuando se encontró sobre el final del año pasado una trufa negra de perigord en una plantación implantada en 2010.

¿Una posibilidad de inversión? Trufas del Nuevo Mundo está integrado verticalmente (desde el vivero, producto terminado y la marca que llegará al consumidor final). Todos los bienes (la tierra, las marcas, las fábricas, edificios, etcétera) son propiedad de los socios/inversores.

Las inversiones son a mediano y largo plazo con dividendos anuales de entre el 3 y el 38% anual sobre el capital invertido. Se ofrecen cuotas de 25 mil y 14.500 dólares para ingresar al fideicomiso.

Temas

Dejá tu comentario