Sergio Massa: "No pienso en candidaturas sino en bajar la inflación"

Economía

El ministro de Economía destacó el trabajo que realiza en la lucha contra la inflación y adelantó que espera cerrar el año con una suba menor al 3% mensual.

El ministro de Economía, Sergio Massa, destacó la lucha que lleva adelante para intentar bajar la inflación, por lo que aseguró que está enfocado en eso antes que en posibles candidaturas para las elecciones del año próximo.

"Cuando empezó mi tarea en el gobierno, plante a mis compañeros del Frente Renovador que estaba afuera de la política y lo ratifico, para el 2023 no pienso en candidaturas sino en bajar la inflación", dijo el jefe del Palacio de Hacienda en declaraciones televisivas en las que anunció el lanzamiento de un programa para congelar precios de 1.400 productos.

El ministro también aseguró que había asumido un compromiso familiar, en relación a su futuro político, aunque no reveló mayores detalles; al tiempo que descartó que se postule como candidato para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Nosotros tenemos la responsabilidad de gobernar. Me gustaría que haya debate interno en el Frene de Todos y lo que hay es un debate público sobre varios temas, como la pandemia, el FMI y la recuperación de los ingresos. Debe haber una institucionalización de los debates en el Frente de Todos. La institucionalización del FDT puede ayudar a poner menos ruido. No eludo la respuesta pero me enfoco en las reservas, el orden fiscal y los temas productivos", sostuvo el funcionario.

En relación con el sistema de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO), Massa se mostró partidario de su eliminación ya que estimó que "las PASO, más los fondos para las campañas suponen un gasto de unos 50.000 millones de pesos, pero quiero que este sea un debate en nuestra coalición de Gobierno".

Lucha del Gobierno contra la inflación

Sergio Massa, afirmó que aspira "a terminar 2023 con una inflación menor al 3% mensual", anticipó que este año se a cerrar un nivel de reservas netas de 6.000 millones de dólares" y anunció que el viernes se dará a conocer el programa Precios Justos.

El jefe del Palacio de Hacienda sostuvo que el viernes se anunciará el programa de Precios Justos que "representan a más de 100 empresas que nuclean al 86% del consumo masivo"; y explicó que en este sistema se trabaja "en acuerdo con toda la cadena de valor que van desde las empresas hasta las cadenas de supermercados y con garantía de abastecimiento".

"Son 1.400 precios fijos y en el resto de la producción se estableció que se mantendrán los precios por 4 meses con 4% de aumentos", señaló el ministro.

El responsable de la cartera económica aclaró que "el Estado garantiza la importación de insumos, de bienes intermedios y un programa de créditos para la producción", a la vez que advirtió que también "hay penalidades para los que no cumplan esos compromisos con multas que van desde 5 a 240 millones de pesos".

Massa enfatizó que "hay productos de primera marca y de marcas propias" y detalló que "los consumidores pueden controlar el acuerdo con una aplicación en el celular, mediante el código de barras".

El ministro anticipó también que mañana se anunciarán definiciones para el sector pasivo en materia de ajuste de haberes, a la vez que señaló que "sólo el 8% de los trabajadores pagan impuesto a las ganancias a la 4ta categoría".

Por otra parte, el ministro subrayó que quiere "llegar a fin del año que viene con un 3% de inflación mensual", y sostuvo: "Nosotros elegimos contar lo que hacemos, hay que bajar y estabilizar los precios y llegar a diciembre de 2023 abajo de los tres puntos de inflación. Los problemas de la Argentina se resuelven con superávit fiscal, superávit comercial, acumular reservas y construir un procesos de desarrollo".

"Hoy tenemos una caída del ingreso real y nuestro contrato electoral suponía la recuperación del ingreso. Hoy todavía, hay sectores de asalariados de bajos ingresos", admitió Massa al referirse a la posibilidad del otorgamiento de un bono de emergencia.

Las reservas del Banco Central

En relación con las reservas, indicó: "Cuando asumimos, teníamos reservas netas negativas, todos los dólares financieros arriba de 360 pesos, no había precios de insumos y había que tomar decisiones. Para tender el frente fiscal, suspendimos adelantos transitorios y recibimos 12,4% de déficit fiscal".

"No miro para atrás, vamos a cerrar el año con la meta de reservas en 6.000 millones de dólares. corrimos la curva de vencimientos de deuda en moneda local por 2,2 billones de pesos. Sin embargo, la situación todavía es crítica, no es cómoda por eso pedimos austeridad en el gasto, por eso limitamos el funcionamiento en las empresas públicas y congelamos las contrataciones en el Estado", señaló.

Ante la posibilidad de establecer nuevamente el mecanismo del dólar-soja para aumentar el nivel de reservas, el jefe del Palacio de Hacienda sostuvo: "Promovimos las exportaciones que no afectaban la cadena de precios local y estamos aprovechando, los precios actuales. La guerra nos costó a los argentinos 5.000 millones de dólares poque el precio de la energía fue mucho más caro por la guerra entre Rusia y Ucrania y eso generó en todos los mercados mundiales un aumento de costos".

Sobre la pérdida de reservas de los últimos días, Massa negó que se trate de una corrida cambiaria. "Esta salida de dólares no es una corrida cambiaria, vamos a terminar con un mayor nivel de reservas. Hay lo que denominan algunos economistas devaluaciones fiscales y que se establecen en función de cuáles son las prioridades para el Mercado Unico Libre de Cambios (MULC). Para nosotros son prioritarios los dólares para los insumos, para el consumo masivo para estabilizar los precios, para la inversión en energía, minería, telecomunicaciones", precisó.

El ministro manifestó que "hay un morbo histórico que creen que los problemas se resuelven con un chasquido de dedos, y no es así" y aseguró que se cerrará el año "con reservas netas por encima de los 6.000 millones de dólares y la Argentina este año va a tener récord de exportaciones y al mismo tiempo va a asegurar que haya divisas para la industria".

"Hay 28.600 empresas que operan con el SIRA normalmente, aun con un festival de cautelares que autorizaron ingresos de autos, textiles y otros productos de lujo", dijo.

Con relación a los problemas que se derivan de la sequía y las heladas tardías, el ministro dijo que se asiste "a los productores con créditos a tasa cero por 18 meses, créditos a tasa fija por 60 meses, con 18 meses de gracia, para que no tengan que pagar durante dos ciclos productivos".

Massa aclaró que a pesar de las menores proyecciones de ingresos de divisas por la menor cosecha, se tendrán "mayores ingresos por mejora de los precios".

"Hay situaciones que no aparecen en la discusión pública y hay que ponerlas sobre la mesa. Estamos viendo una soja que llegó a tocar hace 48 horas los 610 dólares por tonelada. Hay un segundo punto que nadie pone sobre la mesa que es el gasoducto Néstor Kirchner terminado para el año que viene", añadió.

Sobre esta obra, Massa afirmó que "esto representa un ahorro de 2.100 millones de dólares para cuando esté terminado" y anticipó que se concluirá el 20 de junio del año próximo".

"El 20 de junio del año que viene tengo el compromiso de las dos compañías que ejecutan las obras (Techint y SACDE) que se va a terminar las obras", dijo y señaló que "el año que viene va a ser un año con menor estrés de reservas".

Además, enfatizó que no habrá problemas con las divisas ya que "la Argentina destrabó varias lineas de créditos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) por 1.200 millones de dólares, con el Banco Mundial (BM) por 900 millones de dólares, con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 500 millones de dólares y otros 200 millones de dólares con el Banco Centroamericano. Toda este mejora nos permitirá al mismo tiempo poder acceder a préstamos por parte de las agencias europeas".

Massa descartó también un ajuste del tipo de cambio porque "los problemas no ser resuelven de la noche a la mañana ni con un chasquido de dedos porque ya sea por devaluación o ajuste del gasto, esto supone exclusión social. No hay paz social cuando no hay solución macroeconómica".

Embed

Dejá tu comentario