"Bad Boys: hasta la muerte": una combinación de comedia y acción con Will Smith y Martin Lawrence

Espectáculos

Will Smith y Martin Lawrence regresan como los icónicos policías de Miami en la nueva entrega de "Bad Boys" con un espectáculo cómico con la acción como punto extra.

Noe Ríos
Por Noe Ríos

Más allá de los escándalos en los que supo involucrarse Will Smith por motus propio, siempre que estrena una película hay que saber disfrutarlo. Porque, para mal o para bien, sabe ponerse en papeles en los que a veces lloras como una condenada ("Soy Leyenda", por supuesto es un gran ejemplo) o te divertís como en "Bad Boys", en especial por su dupla con Martín Lawrence. Desde el estreno de la primera cinta, en 1995 (si, pasó tiempo) hasta el lanzamiento de "Bad Boys: hasta la muerte", que ambos actores encuentran esa química fundamental para encarnar a dos amigos divertidos, pero que no se paran de meter en problemas.

Y es, justamente por eso, que "Bad Boys: hasta la muerte" fue una de las películas más divertidas y entretenidas que vi en lo que va del 2024. En esta ocasión, la historia comienza con pura felicidad: Mike (Will Smith) está a punto de contraer matrimonio y Marcus (Martin Lawrence) oficia de su padrino. Sin embargo, cuando están en el mejor momento de este festejo, una afección de salud a uno de los miembros más importantes del equipo, lo cambia todo. Es a partir de allí que comienza una trama centrada en cómo la muerte del capitán Howard afectó a los mejores policías de Miami, al punto de que no tienen más opción que convertirse en prófugos de la justicia.

Embed - Bad Boys: Hasta la Muerte | Tráiler Oficial

Sin embargo, en el proceso también descubrimos nuevas caras de los protagonistas. Efectivamente ellos nunca se corren de ser una combinación de comedia y acción, pero en esta cinta he visto el lado más sentimental de sus personajes. Cómo, poco a poco, la familia es su motor y cómo avanzan entendiendo la importancia del respeto tanto entre ellos como para el resto. Además de aprender a perdonar y pedir perdón cuando algo está mal. Y es allí dónde entra la gran actuación de Will Smith y Martin Lawrence.

bad boys 4

Alabarlos a ellos como actores no es algo que deba sorprender, pero es necesario. No sólo se nota su gran amistad, su conexión y su entusiasmo para esta cinta, sino que además saben cómo convertirse en un torbellino de emociones pasando por la acción, la comedia, la emoción y la desesperación. Eso sí, a pesar de que esto está bien marcado, también lo está la fórmula típica de "Bad Boys": peripecias casi inverosímiles, escenarios glamorosos recargados de neón y ruidosos sonidos urbanos. Definitivamente también están esos héroes que transpiran, se ríen cada vez más de sí mismos, no le tienen miedo al ridículo y son capaces de bromear al borde del precipicio.

Una marca que, por más de que tiene ciertas similitudes con "Rápidos y Furiosos" (sacando la comedia, claro), es funcional a la conexión que causa con el espectador. De hecho, en mi caso particular, en las casi dos horas que duró la película estuve al borde del asiento en todo momento por el nivel de tensión que se vive en ciertas ocasiones y, al mismo tiempo, me divertí por la excelente comedia que, en específico Martín Lawrence le impone a esta trama.

bad boys 4

Asimismo, y si bien los efectos especiales son el lujo que termina de convertir a la película en un espectáculo, la música es el puntapié del disfrute. Porque, a pesar de las actuaciones, donde no me puedo olvidar a Vanessa Hudgens y Alexander Ludwig como brillantes, todas las canciones que suenan a lo largo de la cinta, hacen que el entusiasmo sea aún mayor. No es solamente por cómo embellecen el ambiente, sino también por el aspecto que le dan a las escenas, en especial de acción.

bad boys 4

Sin dudas, una vez más "Bad Boys" se convierte en una película que, más allá de su simpleza, es para disfrutar. Definitivamente es un producto de alto impacto que, para tranquilidad de los verdaderos fans de esta franquicia, no tiene en vista terminar, al menos no en el corto plazo. Es un clásico que se supo perfeccionar en esta cuarta entrega con una velocidad de relato y una filmación al mejor estilo de un videojuego para seguir captando la atención de tal forma. De verdad, debo decir, una película que sorprende y divierte al mismo tiempo.

Embed

Dejá tu comentario