El insólito enojo de Natalie Weber por la presencia de carpinchos en su casa: "Es una propiedad privada"

Espectáculos

La modelo salió al aire desde su domicilio en Nordelta y contó la presunta problemática que está atravesando en estas últimas semanas.

Este lunes, en Desayuno Americano, se volvió a debatir la presencia de los carpinchos en Nordelta, tema que ya había causado polémica en el año 2020, en pleno aislamiento por covid. En esta oportunidad, Natalie Weber, panelista del programa, salió al aire desde su casa y compartió el supuesto problema que está teniendo con los animales.

Hay más de 200 carpinchos. El carpincho no hace nada, no ataca, no molesta”, comenzó diciendo. Y agregó: “Lo que pasa es que va a llegar un momento en que la situación va a ser un poco insostenible porque se reproducen, cada vez hay más”, asentó, mientras se veía a un bichito tomando agua de una pileta.

Luego de dar algunos ejemplos de accidentes que ocurren porque los carpinchos caminan libres por las calles del barrio, reveló que tuvo que “cercar su casa” para evitar intrusiones desde el lago, por donde llegaban.

natalie weber carpinchos

“¿Cómo no van a tomar agua de la pileta si no los dejan tomar agua ni del lago? En realidad, quienes invadimos a los carpinchos somos nosotros”, le reprochó Damián Rojo.

Ante esto, la modelo lanzó una insólita respuesta: “No, no, no, mi amor. Hay lugares donde ellos pueden tomar... O sea... Una casa es una propiedad privada y ellos tienen lugares donde tienen acceso al lago para que puedan tomar agua. Yo no tenía problema en que me tomen agua de la pileta”.

“¿Y cuál es la parte que está mal? No estoy entendiendo cuál es la parte que está mal porque vienen a mi casa, me arruinan todo el pasto”, agregó, tratando de comprender los cuestionamientos de sus propios compañeros y aduciendo que hay “casos de vecinos a los que les pasó lo mismo”.

Embed - https://publish.twitter.com/oembed?url=https://x.com/AmericaTV/status/1807785376183919088&partner=&hide_thread=false

“Hay que ir a un punto de equilibrio como, por ejemplo como hacen en Miami, que viven rodeados de yacarés, de cocodrilos, y está todo controlado y custodiado”, propuso Paulo Vilouta.

Embed

Dejá tu comentario