Para las expertas en danza árabe, Robles y Fulop deberían haber ido al voto telefónico

Espectáculos

*Tres expertas en danza árabe dan su veredicto a minutouno.com.

Como cada lunes, el jurado de “Bailando por un sueño” deberá salvar a dos de las cinco parejas sentenciadas la semana pasada: Claudia Fernández, Carla Conte, Paula Robles, Catherine Fulop y Rocío Marengo, junto a sus respectivos soñadores. Esta vez, en base a su desempeño en la danza árabe.

Pero a juzgar por las verdaderas odaliscas, el baile del vientre dejó mucho que desear. Falta de soltura, movimientos grotescos, vestuario poco representativo y demasiado hincapié en lo sexual, son algunas de las cuestiones que remarcaron a minutouno.com las bailarinas y profesoras de árabe consultadas.

La puesta en escena fue uno de los aspectos más criticados. “Los trajes parecían de comparsa. Todas bailaron sin pollera, menos Florencia de la V por razones obvias. Eso vulgariza mucho la danza”, destacó Gisela Zaid.


 


Su colega Ahlesh coincidió: “El nivel me pareció bastante bajo y el vestuario no representó para nada la danza árabe. Si bien las chicas tenían el corpiño y el caderín representativo, la odalisca en general no sale desnuda. Se cubre las piernas con pollera o pantalón”.

Además, para las especialistas en el tema, el árabe es un ritmo que no se aprende de un día para el otro. “Con todos los bailes étnicos pasaría lo mismo. Hay chicas que bailan bárbaro otro tipo de música, pero ésta necesita movimientos disociados que llevan tiempo de aprendizaje”, sostuvo Gisela.

En cambio, en opinión de la odalisca Samra, si bien es cierto que demanda mucho tiempo, los participantes de “Showmatch” igual podrían haber logrado una mejor performance. “Se dejó de lado lo artístico de la danza y se puso énfasis en lo sexual”, explicó.


 


Directo a la decisión del público

Ante este panorama poco alentador, ¿a quienes mandarían directo al voto telefónico las expertas? La respuesta fue unánime: a Paula Robles y Catherine Fulop.

Pese a su talento y brillo para otros ritmos, Robles no se lució en la danza del vientre. Según Samra, es un baile que necesita sensualidad y "la mujer del jefe" no la tiene. “Es una excelente bailarina, tiene mucha disciplina pero no es sensual. Es muy técnica y el árabe requiere de un poco más de relajación”, aclaró.

Por su parte, aunque sea muy carismática, Fulop tampoco convenció al ojo crítico de las odaliscas reales. Según las especialistas, la actriz fue muy tosca. “Tiene demasiado gimnasio encima, le faltó femeneidad”, dijo Samra.

Para Ahlesh, Rocío Marengo fue la que mejor bailó. Moria Casán dijo que le faltó sensualidad en las caderas pero según la profesora de este ritmo milenario, la rubia hizo buenos movimientos ondulatorios, no tan desplazados y con mayor estática.

A Carla Conte, tanto el jurado de Bailando como las profesionales entrevistadas le criticaron el revoleo de cabeza y cadera por demás, mientras que la performance de Claudia Fernández tampoco se lució para ninguno de los dos grupos de evaluadores.

Dejá tu comentario