Murió Jerry Springer, el rey de la polémica en televisión

Espectáculos

Piñas, gritos, historias truculentas y personajes pintorescos y controvertidos le dieron durante 30 años un rating de lujo en la televisión de Estados Unidos.

Jerry Springer fue alcalde de la ciudad de Cincinnati, en Ohio, Estados Unidos. Pero ese no es el rol con el que fue inmortalizado hasta en "Los Simpson", sino su labor al frente de "The Jerry Springer Show", uno de los primeros programas de televisión estadounidense donde las polémicas, los episodios escandalosos y las historias de vida estaban a la orden del día.

Springer murió este jueves a los 79 años en su casa de Chicago, Illinois, según confirmó su vocero. El presentador padeció una corta enfermedad y falleció "en paz", agregó el portavoz de la familia, Jene Galvin.

La paz fue difícil de crear en el set de su show que incluyó temas del día como "El sexo con una striper me hizo heterosexual" o "Dejá de prostituir a mi gemela".

Durante tres décadas, entre 1991 y 2018, Springer se caracterizó por su llamativo estilo para conducir y el rating descomunal que obtuvo, aunque en 2011 el show quedó en el primer puesto de la lista de programas inmirables según la revista TV Guide.

Pero "la capacidad de Jerry para conectarse con la gente fue la base de su éxito en todo lo que intentó, ya fuera política, transmisiones o simplemente bromear con la gente en la calle que quería una foto o una palabra", aseguró el vocero familiar.

El plato fuerte de "The Jerry Springer Show" nunca era el tema del día en la agenda mediática de los Estados Unidos, sino las historias de vida de familias disfuncionales que estaban dispuestas a mostrar desde fotos al desnudo hasta sus secretos mejor guardados.

Las sillas volaban por el aire bastante seguido en lo de Jerry Springer, lo que hizo que el conductor describiera su show como "entretenimiento escapista", mientras que sus destractores lo veían como una afrenta a los valores de la sociedad de Estados Unidos, informó el sitio LA Times este jueves.

A finales de la década de los noventas, cuando casi 7 millones de personas miraban "The Jerry Springer Show" en los Estados Unidos, el conductor afirmó en "Too Hot For TV" que "la televisión no crea y no debe crear valores, es simplemente una imagen de todo lo que está ahí afuera: lo bueno, lo malo, lo feo".

"Créanlo: los políticos y las empresas que buscan controlar lo que cada uno de nosotros puede ver son un peligro mucho mayor para Estados Unidos y nuestra preciada libertad de lo que cualquiera de nuestros invitados alguna vez fue o podría ser", sentenció Springer, un especialista en la materia dada su labor como alcalde y como personalidad de la televisión.

Embed

Dejá tu comentario