Vuelve Berugo y pelea duro contra su enfermedad

Espectáculos

* Vuelve al teatro con un show humorístico musical.

Tras pasar cuatro años alejado de los medios, Berugo Carámbula (63) vuelve a los escenarios mientras lucha contra la enfermad que lo aqueja desde entonces y que lo forzó a hacer un retiro no voluntario de su carrera de actor, el Parkinson.

Hoy, viernes 15, se estrena la obra "Tocata y Fuga",  en el Auditorio Astor Piazzolla del Centro Cultural Borges. Berugo vuelve al teatro, no sin esfuerzo, con un show humorístico musical porque “los sueños, sueños son, pero aquí se hacen realidad”, como decía el conductor. Las funciones serán todos los viernes y sábados de agosto, a las 20 y las entradas van de los 30 a los 40 pesos.

“El Parkinson es la falta de la dopamina, un neurotransmisor que manda las órdenes de movimiento del cerebro a los músculos. Si me distraigo, las manos se me ponen como las de un cangrejo, rígidas. Y estoy aprendiendo a vivir con eso ”, reveló el actor y conductor en una entrevista para la revista Paparazzi

Y agregó: “Imaginate que subirme a un escenario y no poder hacer un chiste o tocar la guitarra como antes, porque yo era muy ágil, es difícil. Pero pudieron más las ganas. Acepté este proyecto porque es volver a las fuentes, como el viejo Telecataplum”.

Su regreso a los medios tardó debido que “no andaba bien. Entonces me daba cierto temor y no me ofrecían nada que me cautivara. Esto era lo mejor que me podían ofrecer”.

Berugo ya no es el mismo, camina lento y necesita hacer pausas entre oraciones. Pero aún así, logra hacer magia, llevar energía y buen humor. Escucharlo motiva y moviliza: “A todos les digo que tienen que hacerse amigos de la enfermedad. Cuando me diagnosticaron Parkinson me pregunté ¨¿por qué a mí?¨. Pero instantáneamente me dije: ¨¿porqué a no a mí?¨”.

El actor uruguayo no está enojado con la enfermedad pero si le agarran “bajoncitos”. “El tema es no analizar demasiado porque no tiene mucho sentido regodearse en eso. Es así y punto. Tengo gran sentido del humor. No es tan grave el Parkinson, me ayuda a ponerle azúcar a los churros”.

Dejá tu comentario