Estados Unidos: la policía mató a dos jóvenes afroamericanos

Mundo

Los asesinatos se produjeron en la vía pública un día después de que la justicia de Minnesota encontrara culpable a un policía por el asesinato de George Floyd.

La policía de los Estados Unidos está bajo la mira una vez más por acusaciones de brutalidad y racismo después de que dos oficiales mataran a personas de la comunidad afroamericana en las ciudades de Columbus (Ohio) y Elizabeth City (Carolina del Norte).

En el mismo día en que la justicia de Minnesota encontró culpable al ex policía Derek Chauvin por el asesinato de George Floyd, el día terminó en protestas populares en Columbus, la ciudad más grande de Ohio, en rechazo al homicidio de Ma'Khia Bryant, una adolescente de 16 años que murió tras recibir varios disparos cuando la Policía fue a separar una pelea callejera.

El jefe policial de Columbus, Michael Woods, publicó parte de la grabación de la cámara que llevaba el policía que mató a la adolescente al entender que "era importante compartir con la comunidad, de ser transparentes sobre este incidente", informó AFP.

Pero la transparencia sólo sirvió para indignar más al público: en el video se ve a los policías cuando llegan a donde ocurría la pelea, en medio de un pequeño grupo de espectadores.

Entonces se ve que una adolescente ataca a otra con lo que parece ser un cuchillo, se escuchan disparos y cae al suelo.

Un hombre le gritó al policía "¡no tenías por qué disparar, es sólo una niña!", pero el oficial le respondió: "Tenía un cuchillo. Se abalanzó sobre ella".

El alcalde de Columbus, Andrew Ginther, calificó de "situación horrible y de conmoción" la muerte de Ma'Khia, pero sostuvo que el policía -cuyo nombre no fue divulgado- "actuó para proteger a otra joven de nuestra comunidad".

Apenas un día después, un hombre negro de Elizabeth City, en Carolina del Norte, "resultó mortalmente herido" por un policía que fue a entregarle una orden de registro, según detalló el alguacil del condado de Pasquotank, Tommy Wooten, durante una conferencia de prensa.

Según los medios locales, que citan testigos, Andrew Brown Jr., de 40 años, recibió un disparo mientras se alejaba de los oficiales en su auto.

La familia de Brown, que tenía 10 hijos, informó al canal de televisión local WAVY que el hombre no estaba armado, según la agencia AFP.

Dejá tu comentario