COP 26: qué es el canje de deuda por acción climática que propone Argentina

Mundo

La Argentina ratificará en la COP26 su propuesta de avanzar en el canje de deuda por acción climática que también impulsa el Papa Francisco y que ya estudian el FMI y el Banco Mundial.

El presidente Alberto Fernández llevará este lunes a la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre el Cambio Climático (COP26) que comenzó esta mañana en Glasgow, Reino Unido, la propuesta de la Argentina para avanzar en la creación de mecanismos que permitan "un canje de deuda por acción climática" para facilitar que naciones de bajos ingresos y de renta media puedan avanzar en una transición ecológica.

El mandatario ratificará además el "fuerte compromiso" de la Argentina con el Acuerdo de París, propondrá reducir en un 27% más las emisiones de efecto invernadero y exhortará a generar mecanismos que permitan un "canje de deuda por acción climática.

"Es imprescindible que la transición climática y energética sea justa, y no agigante las brechas de bienestar en nuestro planeta", dijo Fernández, al exponer el 17 de septiembre pasado en el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Clima.

Pero ¿qué es el "canje de deuda por acción climática"?

Los canjes de deuda verde, como se los conoce, resultan una idea atractiva ya que por un lado, podrían aliviar a los países pobres de niveles de deuda cada vez más insostenibles mientras que, por el otro, asegurarían que lo que deben se destinará a mitigar y adaptarse al cambio climático.

En la práctica este tipo de propuestas están todavía en una fase muy primigenia pero es un tema que ya se logró instalar en la agenda internacional. Todo dependerá de cómo se configuren los mecanismos que están todavía aún por definir, quién podrá acceder a los beneficios y qué condiciones se impondrán.

La titular del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, aseguró semanas atrás que "los canjes de deuda verde tienen el potencial de contribuir al financiamiento climático. Tienen el potencial de facilitar una acción acelerada en los países en desarrollo".

Georgieva reveló además que el FMI trabaja junto al Banco Mundial para lanzar una propuesta que implique cierto alivio de deuda a países que financien actividades climáticas, y se espera que algunos detalles de esta propuesta se conozcan durante la COP 26 que acaba de comenzar en Glasgow.

El Papa Francisco es uno de los líderes mundiales que viene impulsando la idea desde hace un tiempo. "No podemos pasar por alto otra clase de deuda, la 'deuda ecológica', que existe especialmente entre el hemisferio norte y el hemisferio sur del planeta", advirtió el Sumo Pontífice en ese sentido en una carta publicada semanas atrás.

Y agregó que "el sector financiero, que se distingue por su gran creatividad, será capaz de crear mecanismos ágiles para calcular esta deuda ecológica, de manera que los países desarrollados puedan pagarla no sólo limitando considerablemente su consumo de energía no renovable o ayudando a los países más pobres a adoptar políticas y programas de desarrollo sostenible, sino también solventando los costos de la innovación necesaria para tal fin".

En tanto el presidente Fernández señaló la semana pasada durante la última Cumbre Latinoamericana sobre cambio climático, que "necesitamos aplicar la emisión de los Derechos Especiales de Giro del Fondo Monetario Internacional a un gran pacto de solidaridad ambiental, que incluya esencialmente a países de bajos ingresos y renta media, y que sirva para extender los plazos para atender los pagos del endeudamiento y la aplicación de menores tasas bajo las actuales circunstancias de estrés sanitario y ecológico".

El ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié, aseguró la semana pasada ante periodistas acreditados en la Casa Rosada que "en vez de pagarle al FMI lo que pretendemos es que un porcentaje sea utilizado para la transición ecológica que necesita cada país en el mundo".

Dejá tu comentario