El volcán de La Palma volvió a explotar y temen que la lava llegue al mar

Mundo

Los científicos detectaron un cambio apreciable en la erupción, que debido al viento, puede perjudicar a la operatividad de los aeropuertos.

El volcán de la isla española, La Palma, volvió a expulsar ceniza y humo tras una breve tregua. Mientras que cientos de personas en los pueblos costeros se encerraban en sus hogares ante la posibilidad de que la lava llegue al mar y libere gases tóxicos.

Una columna de humo blanco se elevó el lunes alrededor de las 11 (hora local - 1000 GMT) desde el volcán Cumbre Vieja, tras varias horas de calma, según testigos. Los expertos confirmaron que comenzó a expulsar lava a la misma hora.

Dos lenguas de lava negra sobrecalentada rodeaban una colina al oeste de la pequeña ciudad de Todoque, a menos de un kilómetro del Atlántico, pero las autoridades dijeron que no podían asegurar cuándo podría llegar al mar.

El volcán conjuga "pulsos de explosiones y pausas" desde hace un tiempo, explicó David Calvo, portavoz del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan).

Embed

En las últimas horas, el volcán había reducido "notablemente" su actividad durante algunas horas, según los expertos. Pero, Involcan publicó dos fotografías de la enorme columna negra que se eleva sobre el cráter.

"En las últimas horas el tremor volcánico ha casi desaparecido, así como la actividad explosiva estromboliana -acción volcánica que alterna erupciones de lava y proyecciones explosivas-", informó Involcan en su cuenta oficial. Y aseveró que, por ahora, "no podía determinar si se trata de una pausa o del final de la erupción" e indicó estar evaluando diferentes escenarios.

"No se veía ningún flujo viscoso de lava saliendo del volcán, ni tampoco cenizas", agregó Involcan.

El Instituto de Geociencias de Madrid publicó un mensaje enTwitter afirmando que "la actividad se ha reducido notablemente en las últimas horas en La Palma", junto a un gráfico que mostraba esa disminución. "Hay que estar muy vigilantes de su evolución porque el escenario puede cambiar rápidamente", alertó.

Embed

Por su parte, las autoridades ordenaron confinar a los habitantes de varios barrios del Municipio de Tazacorte para protegerlos de la posible llegada al mar de la lava, que podría emanar gases tóxicos en esta isla atlántica de 85.000 habitantes.

A su vez, informaron que expertos temen los efectos del encuentro del magma ardiente con el agua, que podría generar un choque térmico que derivara en la formación de columnas de vapor de agua cargadas de ácido clorhídrico.

Embed

Dejá tu comentario