Estados Unidos: empleados públicos deberán vacunarse o usar barbijo, someterse a testeos y otras restricciones

Mundo

El gobierno federal buscar poner freno al rebrote de coronavirus que azota al país. "La pandemia que tenemos ahora es una pandemia de los no vacunados", afirmó Biden.

Millones de empleados públicos federales de los Estados Unidos deberán vacunarse contra el coronavirus o, de lo contrario, someterse a testeos periódicos, restricciones de viajes, distanciamiento social y uso de tapabocas.

El gobierno que encabeza Joe Biden aclaró que la medida no implica obligatoriedad de vacunarse para los empleados públicos, pero –al ser el Estado federal el mayor empleador del país– se busca así dar el ejemplo para la actividad privada en medio de un rebrote nacional causado por la variante Delta.

Con la medida se busca extremar esfuerzos para incrementar los índices de vacunación contra el coronavirus ahora que los casos y hospitalizaciones están en aumento otra vez. De hecho, Biden achacó el resurgimiento del virus al hecho de que muchas personas no quieren vacunarse.

"La pandemia que tenemos ahora es una pandemia de los no vacunados", dijo el presidente el miércoles, durante una visita a una fábrica de camiones en Pensilvania, donde imploró a la gente a inmunizarse.

El lunes, el Departamento de Asuntos de los Veteranos se convirtió en el primer ministerio y el primer organismo federal en requerir la vacunación a sus trabajadores de salud.

Un día después, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos dieron marcha atrás en sus directrices sobre tapabocas y dijeron que todos los habitantes del país que vivan en zonas con considerable o alta transmisión del virus deberían usar mascarillas en interiores, sin importar si están o no vacunados.

Es que recientes sondeos publicados por medios mostraron que casi la mitad de los adultos no vacunados dicen que no lo harán, y más de la tercera parte que probablemente tampoco. Mientras tanto, algunos estados y ciudades del país ya dieron pasos similares a los que tiene previsto implementar el gobierno federal.

Por ejemplo, el estado de Nueva York dispuso la vacunación obligatoria a todos los trabajadores de la salud a partir de septiembre y requirió que los demás empleados estatales deberán mostrar evidencia de que están vacunados o enfrentar pruebas regulares de detección de virus.

Dejá tu comentario