Un nene de dos años murió electrocutado por meter una cuchara en un enchufe

Mundo

Su mamá usó el utensillo de metal para prepararle la leche y lo dejó demasiado cerca suyo. El nene lo usó para jugar con una "zapatilla" con corriente.

Un nene de dos años murió electrocutado esta semana en la ciudad de Quezon, en Filipinas, tras meter una cuchara de metal en el enchufe de un alargador que estaba conectado a una fuente de corriente eléctrica.

La madre de Jake Angara acababa de terminar de preparar su merienda cuando fue a atender la puerta de su casa. En el segundo en que desvió la atención su hijo el niño de dos años tomó la cuchara de metal que ella había usado y la insertó en uno de los tomacorrientes del alargador.

"Cuando estaba por abrir la puerta escuché una explosión y me puse nerviosa. Pensé que se había caído algo", aseguró Eloisa Angara al canal de televisión Saksi de Filipinas tras el accidente que le costó la vida a su hijo.

El padre de Jake, que también estaba en la casa al momento del accidente, le avisó a Elosia lo que había pasado. La pareja llevó a su hijo a un hospital local pero fue inútil: el niño murió y fue enterrado este martes.

Un vocero de la compañía de electricidad Meralco de Filipinas reforzó la advertencia al público de que las "zapatillas" no son seguras porque "puede haber accidentes" con el contacto "o si se inserta un objeto o el dedo en el tomacorriente".

"No las usen si no son realmente necesarias porque en realidad no son seguras", expresó el vocero Joe Zaldarriaga según medios de Filipinas.