Trasladarán la Zona Roja de Ámsterdam

Mundo

Se trata de un proyecto de la alcaldesa que se votó la semana pasada. Los argumentos de la iniciativa y la resistencia que genera.

En medio de la pandemia del coronavirus Covid-19, las autoridades de Ámsterdam buscar "limpiar" el turismo de la ciudad y acotar la influencia del crimen organizado que funciona en algunos prostíbulos y "coffeeshops", trasladándolos a una zona alejada del centro.

En medio de una crisis del turismo sin antecedentes a partir de la pandemia de coronavirus, el ayuntamiento de Ámsterdam le dio luz verde la semana pasada una propuesta de su alcaldesa, Femke Halsema, para trasladar la Zona Roja a otra parte de la ciudad. El objetivo es un turismo más interesado en los canales de la ciudad y los museos en vez de las drogas y las mujeres que bailaban en vidrieras.

Por otro lado, Halsema argumentó que el turismo en la Zona Roja se convirtió en dañino tanto para Ámsterdam como para las trabajadoras sexuales que allí trabajan, ya que las mujeres de los burdeles a menudo se enfrentaban al ridículo y el abuso de los visitantes.

También propuso bajar la cantidad de licencias otorgadas a los operadores de burdeles, hacer que los clientes paguen solo para ingresar a los callejones del distrito o trasladar toda la Zona Roja a otra parte. "Reubicar la prostitución es una opción. Aún no hemos descubierto cómo hacerlo, pero debemos atrevernos a considerar el fin de la prostitución en el Barrio Rojo", declaró Halsema a Het Parool en 2019.

Pero en aquel momento la agrupación Red Light United aseveró que el 90% de las 170 trabajadoras sexuales que había encuestado querían trabajar en las ventanas de los estrechos callejones y calles junto a los canales de Singel y De Wallen. No obstante, la mayoría de los concejales coincidieron en que la reubicación era necesaria para cambiar el tipo de turistas que atraían a Ámsterdam, reportó The Guardian.

"Se trata de un restablecimiento de Ámsterdam como ciudad de visitantes. Los turistas pueden disfrutar de la belleza y la libertad de la ciudad, pero no a cualquier costo", dijo Dennis Boutkan, del Partido Laborista holandés, sobre la votación de la semana pasada.