Director de AstraZeneca criticó el egoísmo de ciertos países

Mundo

El director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, afirmó que "hubo un comportamiento un poco de 'yo primero'" entre los países al desarrollar la vacuna.

El director ejecutivo de AstraZeneca, Pascal Soriot, afirmó este lunes en el Foro Económico Mundial de Davos que "hubo un comportamiento un poco de 'yo primero'" entre los países al desarrollar la vacuna contra el coronavirus durante la pandemia.

La farmacéutica británico-sueca AstraZeneca desarrolló con la universidad de Oxford una vacuna contra el coronavirus cuyos componentes ser fabrican en países como Argentina y se mezclan y distribuyen desde lugares como México.

Según informó la agencia de noticias AFP, Soriot afirmó que el logro de una vacuna -o varias- contra el nuevo coronavirus en tiempo récord podría haber sido motivo de celebración "pero desgraciadamente no lo fue porque hubo un comportamiento un poco de 'yo primero'".

El director ejecutivo de AstraZeneca agregó que "a nivel global es justo decir que podríamos y deberíamos haber estado mejor preparados" para negociar la colaboración entre países frente una pandemia.

vacuna coronavirus astrazeneca
Parte de la vacuna de AstraZeneca se produce en nuestro país

Parte de la vacuna de AstraZeneca se produce en nuestro país

Soriot no dio ejemplos de países concretos, pero comparó la carrera por adquirir las dosis de algunas de las vacunas contra el coronavirus con la competencia que se produjo a principios de 2020, cuando los gobiernos se disputaron el acceso al material de protección sanitario.

"Lo primero que hay que hacer es invertir en la prevención y en la detección y en el tratamiento tempranos", indicó Soriot al referir que en los países industrializados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) sólo el 3% del gasto sanitario se destina a la prevención, y sólo "el 20% de este 3% se destina a la inmunización y a la detección precoz de enfermedades".

En línea con la crítica del director ejecutivo de AstraZeneca, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó la semana pasada que sólo 11 de los casi 60 países que iniciaron sus campañas de vacunación acapararon el 90% de las dosis disponibles de cualquiera de las profilaxis.

La OMS tampoco dio nombres (de países) pero informó que la inmensa mayoría de las casi 40 millones de dosis que se aplicaron corresponde a naciones de altos o medianos ingresos y muy pocas fueron aplicadas en países pobres.

Otro informe paralelo indicó que en la lista de los 11 se encuentran Estados Unidos, Israel, Reino Unido y gran parte de los países miembro de la Unión Europea.

"El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófrico", advirtió esa semana Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS, en torno a la distribución de la vacuna contra el coronavirus.

"No está bien que los adultos jóvenes y sanos en países ricos reciban la vacuna antes que los trabajadores de la salud y las personas mayores en los países más pobres", señaló Tedros.