Investigan si un lujoso yate anclado en la costa italiana pertenece a Vladimir Putin

Mundo

El Scheherazade está valuado en unos 700 millones de dólares y llamó la atención de los trabajadores del astillero que trabajan en él las excepcionales medidas de seguridad dispuestas.

Las autoridades italianas comenzaron a investigar a quién pertenece un lujoso yate que se encuentra anclado en Marina Di Carrera, un pequeño pueblo ubicado en la costa toscana. Es que sospechan que la embarcación, llamada Scheherazade y valuada en unos 700 millones de dólares, podría pertenecer al presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Según informó el Daily Mail el yate, que se encuentra atracado para reparaciones en esa localidad italiana, cuenta con medidas de seguridad extremas que causaron sorpresa ya que superan todos los estándares de protección con los que cuentan este tipo de embarcaciones.

Los trabajadores del astillero comenzaron entonces a especular que el barco pertenece al mandatario ruso. “Todos los rumores eran que pertenecía a Putin”, dijo uno de los trabajadores a las prensa local.

Y aseguró que “un equipo de alemanes que trabajaban en las reparaciones del barco fueron retirados por su oficina central después de que la Unión Europea anunciara sus sanciones la semana pasada”.

Por su parte, el capitán británico del barco, Guy Bennett-Pearce, negó que Putin fuera el dueño, en diálogo con The New York Times. “Nunca lo he visto. Nunca lo he conocido”, señaló el capitán, quien argumentó además que debía respetar un acuerdo de confidencialidad.

El capitán también contó que los investigadores italianos subieron a bordo el viernes pasado para revisar documentos de certificación del barco. Además, indicó “que planeaba entregar los documentos que identificaran al verdadero propietario en los próximos días”.

“No tengo ninguna duda de que esto limpiará el barco de todos los rumores y especulaciones negativas”, señaló Bennett-Pearce a The New York Times.

Las investigaciones de las autoridades italianas se presentan en el marco de los seguimientos que realizan los gobiernos en Europa a los bienes de los multimillonarios rusos que son cercanos al presidente Vladimir Putin.

El 3 de marzo pasado, autoridades de Francia anunciaron que incautaron un vehículo acuático tipo yate de propiedad de uno de los denominados oligarcas rusos.

El yate incautado en el sector de La Ciotat, en el sur de Francia, pertenece al presidente del grupo petrolero Rosneft, un hombre identificado como Igor Sechin, quien además, según autoridades francesas, es el principal empresario de esa compañía.

Esta no fue la primera embarcación que incautaron las autoridades francesas. En inmediaciones del canal de la Mancha ya habían inmovilizado un barco comercial adscrito al Banco ruso PSB identificado con el nombre de Baltic Leader.

De igual modo, en el desarrollo de esta serie de sanciones económicas, también fue intervenido en inmediaciones de la ciudad de Marsella un carguero de bandera rusa conocido como el Víctor Andryukhin.

Embed

Dejá tu comentario