Ya son 153 los muertos por el temporal en Río

Mundo

Los bomberos siguen encontrando cadáveres.

EFE
Por EFE
Los bomberos recuperaron hoy seis cadáveres bajo las toneladas de tierra acumulada por el temporal que azotó la ciudad brasileña de Río de Janeiro, por lo que hasta el momento son 153 los muertos por la catástrofe.

Fuentes oficiales informaron que cuatro de los cuerpos recuperados estaban entre los escombros que dejó anoche un derrumbe del Morro do Bumba sobre decenas de casas del barrio Cubango, en Niteroi, ciudad vecina de Río de Janeiro, mientras que los dos restantes fueron hallados en la favela de la Rocinha.

La ciudad de Niteroi, separada de Río de Janeiro por la boca de la bahía de Guanabara, es la ciudad más castigada por los deslizamientos de tierra producidos por el temporal. El derrumbe abrió un enorme cráter en la cima del cerro y dejó alrededor de 600 metros de tierra revuelta en una de sus laderas, por donde rodaron toneladas de piedras y basura que se llevaron por delante viviendas.

El alud en el barrio de Cubango se produjo en la noche del miércoles y las autoridades calculan que puede haber afectado a entre  40 y 60 casas. Pero no pueden precisar el número exacto debido a que no existe un registro actualizado de las viviendas construidas en esa zona de riesgo.

Según el secretario de Salud del Estado, Sergio Cortés, el barrio precario fue construido sobre un antiguo basural, lo que provoca mayor inestabilidad en el terreno y la falta de absorción del agua de lluvia como sí lo hace la tierra limpia. “Cuando encendí la linterna vi que estaba encima de basura”, enfatizó el funcionario.

En Río de Janeiro, los bomberos también trabajan en la remoción de toneladas de tierra en el Morro dos Prazeres, situado en el barrio de Santa Teresa, donde en los dos últimos días fueron encontrados doce muertos y se cree que puede haber más personas sepultadas.

El aguacero de más de 24 horas que comenzó el lunes por la tarde cesó en la noche del martes, pero durante todo el día de ayer hubo lluvias intermitentes en Río de Janeiro, lo que dificulta más las tareas de rescate.

Dejá tu comentario