-

-

Lo que tenés que saber sobre los marcapasos hackeables

05 de septiembre de 2017

La Anmat está monitoreando en el país la situación de los marcapasos Abbott, cuyo código fuente -según reveló la propia empresa- es vulnerable, aunque aún no se reportaron efectos adversos en los dispositivos.

"Esta Administración Nacional se encuentra monitoreando en el país la situación" de los cinco modelos de marcapasos Abbott vulnerables "a través del área de Tecnovigilancia de la Dirección de Productos Médicos, sin tener a la fecha ningún reporte de efectos adversos asociados a posibles hackeos a dichos dispositivos", afirmó una vocera del organismo.

La semana pasada, la fabricante de marcapasos recomendó a casi 500.000 pacientes en los Estados Unidos que controlen los aparatos que tienen colocados junto al corazón, tras alertar que el código que controla su funcionamiento es hackeable.

La firma emitió hace una semana un "aviso de ciberseguridad importante" dirigido a médicos en el que alerta sobre las vulnerabilidades de cinco modelos de sus dispositivos, que corren el riesgo de sufrir accesos "sin autorización" a sus sistemas, y recomendó la actualización del firmware, como se conoce a las instrucciones informáticas que establecen el funcionamiento básico de los aparatos.

¿Qué podrían hacer los hackers?

Si hubiera un ataque exitoso, una persona no autorizada podría acceder y emitir órdenes al dispositivo médico implantado a través de la capacidad de transmisión de radiofrecuencia (RF), y esos comandos no autorizados podrían modificar los ajustes del dispositivo (por ejemplo, detener el ritmo) o afectar la funcionalidad del dispositivo.

El marcapasos es un dispositivo que se coloca quirúrgicamente junto al corazón y que, mediante señales eléctricas, regula la estimulación del corazón y mantiene la frecuencia cardíaca adecuada a las necesidades de cada momento.

El software del marcapasos

Para evitar una cirugía posterior al implante en general los marcapasos tienen un programa de radiofrecuencia que permite realizar el mantenimiento de su programa de forma remota.

El problema con los dispositivos de Abbott es que presentaron defectos críticos que permiten a los hackers tomar control del marcapasos si están dentro de este radio de alcance.

Temas