-

-

Rajoy intervendrá Cataluña y tensa aún más la situación

19 de octubre de 2017

El gobierno central español rechazó abrir canales de diálogo y se inclinó por tensar más las cuerdas al anunciar la intervención del gobierno catalán.

El gobierno español dio este jueves un nuevo paso hacia la intervención de Cataluña, en el marco de una crisis que amenaza la estabilidad de todo el país y mantiene preocupada al resto de Europa.

Este jueves venció el plazo para que el presidente catalán, Carles Puigdemont, aclarara si había proclamado la independencia en una confusa sesión celebrada en el Parlamento catalán.

Rajoy puso en marcha el proceso para avanzar en la intervención de Cataluña

Sin responder directamente, Puigdemont afirmó que "si el Gobierno del Estado persiste en impedir el diálogo y continúa la represión, el Parlament de Cataluña podrá proceder, si lo estima oportuno, a votar la declaración formal de independencia que no votó el día 10".

El jefe de gobierno español, el conservador Mariano Rajoy, no se dio por satisfecho y convocó para este sábado un consejo de ministros extraordinario para avanzar en los trámites que permitirán intervenir la administración catalana.

Rajoy busca aplicar "el artículo 155 de la Constitución para restaurar la legalidad en el autogobierno de Cataluña", según se informó a través de un comunicado, en referencia al artículo que permite ejercer las competencias de una autonomía en caso de que ésta incumpla la ley.

De confirmarse el gobierno en Madrid podría asumir la dirección de Cataluña, la destitución de funcionarios y el control de la policía

Previsiblemente, una eventual intervención generará fuertes movilizaciones, mientras la incertidumbre sigue impactando en la economía: más de 900 empresas sacaron su sede social de Cataluña y el gobierno central rebajó su previsión de crecimiento para 2018 al 2,3%.

El artículo 155 requiere una adopción en el Consejo de Ministros y la posterior aprobación del Senado, que podría reunirse en los últimos días de octubre. El trámite prolongado "permite que los actores tengan más margen de maniobra para una eventual negociación", aseguró el politólogo Pablo Simón, mientras el gobierno central gana tiempo para "ver si se resquebraja la unidad dentro del bloque independentista y finalmente van a elecciones" regionales.

El 155, nunca usado a fondo en España, podría dar lugar a que el gobierno central asuma la dirección y gestión de Cataluña, la destitución de dirigentes y la toma de control por ejemplo de su policía, los "Mossos d'Esquadra".

El gobierno de Rajoy se negó a abrir el diálogo con Cataluña para zanjar la disputa y el clima es cada vez más tenso

Los independentistas catalanes alegan que están legitimados para proclamar la independencia por el referéndum del 1º de octubre, declarado inconstitucional, en el que el "Sí" ganó con 90% de los votos.

En su carta a Rajoy, Puigdemont lamentó que el gobierno no sea "consciente del problema" y "que no se quiere hablar". El Ejecutivo catalán busca "deliberada y sistemáticamente, el enfrentamiento institucional", respondió el gobierno de Rajoy, que negó la posibilidad de un diálogo mientras Puigdemont no vuelva a la legalidad.

Lo que sí ofreció el miércoles fue la posibilidad de no invocar el artículo 155 si Puigdemont convoca elecciones regionales, una opción descartada por el momento. "El gobierno catalán no convocará elecciones", afirmó el portavoz de ERC (izquierda republicana) en el Congreso en Madrid, Joan Tardà. El clima se mantenía tenso desde que el lunes fueran encarcelados a la espera de un eventual juicio por sedición dos líderes independentistas, Jordi Cuixart y Jordi Sánchez, una decisión judicial que fue contestada con movilizaciones en toda Cataluña.

Temas