El sospechoso por el asesinato de la mujer embarazada se negó a declarar

17 de octubre de 2018

Ariel Norberto García fue entregado por su padre a la Justicia. Lo acusan del delito de "homicidio y aborto".

Por el crimen de Carolina Medina, el domingo por la noche fue detenido el hombre que ingresó con ella al hotel alojamiento de Florencio Varela adonde hallaron su cuerpo.

Ariel Norberto García, de 37 años, fue entregado por su padre a la Justicia, luego de que el hombre viera las imágenes del auto huyendo del hotel alojamiento y lo reconociera. El coche no aparece.

Detenido por muerte de mujer embarazada

Este martes, García se negó a declarar ante la fiscal del caso, Gisela Olszaniecki, titular de la UFI N°3 descentralizada de Florencio Varela. Lo acusan del delito de “homicidio y aborto”, ya que la víctima perdió el embarazo de siete meses que cursaba al morir desangrada por un trauma severo que le destrozó sus órganos reproductivos y el aparato digestivo. Quedará aprehendido, alojado en la comisaría 3ª de Florencio Varela.

Según indicó Clarín, García tiene antecedentes por robo agravado por el uso de armas de 2011 y dejó el penal de Gorina en 2013 con una morigeración de la prisión domiciliaria para internarse en un centro de adicciones.

Carolina Medina.jpg
Carolina Medina tenía 25 años. (Facebook)
Carolina Medina tenía 25 años. (Facebook)


El cuerpo de Medina fue descubierto el sábado pasado a las 13. Yacía sobre un charco de sangre en la cama de la habitación “10” del hotel alojamiento “Susurros”, de Florencio Varela.

Las cámaras de seguridad del hotel alojamiento registraron el ingreso de un Ford Focus a las 9.45. Ese auto sería el mismo en el que el sospechoso escapó minutos después del crimen.

Todo ocurrió siete horas después de que Carolina dejara la casa de Quilmes Oeste que compartía con Alfredo, su pareja y padre del bebé que gestaba.

Hotel de alojamiento Florencio Varela

Salió a comprar y no volvió más”, contó hoy Alfredo ante la prensa, luego de que anoche le tocara reconocer el cuerpo de su mujer en la morgue de Ezpeleta.

Según su testimonio, Carolina se fue de su casa a las 2.30 de la madrugada del sábado. Le dijo que tenía un antojo y que iba a comprar chocolates al kiosco que está a la vuelta de su casa, que funciona las 24 horas.

Alfredo no llegó a radicar la denuncia por la desaparición de Carolina. Cuando fue a la comisaría 3° de Quilmes ya tenían el dato del hallazgo del cadáver de un mujer embarazada que no tenía DNI. Las peores sospechas se confirmaron: fue a reconocer el cuerpo y era su mujer.

Temas