Beder Herrera ganó cómodo en La Rioja y Menem quedó tercero

Por: DyN
19 de agosto de 2007


  • Escrutado el 93,34 por ciento de las 676 mesas, Herrera lograba el 42,44 por ciento de los votos, seguido por Quintela con el 27,85 por ciento y en tercer lugar aparecía el ex presidente Carlos Menem con el 22,33 por ciento.
  • También se aprobó una enmieda constitucional por la cual se elimina la reelección indefinida del gobernador.

El kirchnerismo, representado por dos fórmulas, ganó ayer las elecciones provinciales de La Rioja, donde el actual gobernador Luis Beder Herrera obtuvo un cómodo triunfo, seguido por Ricardo Quintela, mientras Carlos Menem, único opositor con expectativas, quedó en el tercer puesto.

Escrutado el 93,34 por ciento de las 676 mesas, el Frente del Pueblo, que lideraba Herrera, lograba anoche el 42,44 por ciento de los votos, seguido por el Frente para la Victoria, de Quintela, con el 27,85 por ciento y en tercer lugar aparecía Carlos Menem, de Lealtad y Dignidad, con el 22,33 por ciento.

En tanto, la UCR lograba un magro 4,65 y el resto de los partidos rondaban un punto porcentual.

Por otra parte, la enmienda constitucional, que elimina la reelección indefinida del gobernador, lograba una aprobación del 63,35 por ciento contra un 36,75 del "no".


 


Demoras y suspicacias en el recuento de votos

La demora en difundir datos oficiales cuando ya no rige la Ley de Lemas, que hacía más intrincado el recuento de votos, generó suspicacias sobre un posible manejo político del escrutinio.

Por eso, los seguidores de Quintela anunciaron, una hora después de cerrada la elección, que sus fiscales lo daban como ganador y decenas de militantes salieron a festejar frente a la Casa de Gobierno.

Poco después, cuando los resultados comenzaron a serle adversos, los "quintelistas" optaron por una retirada de la plaza y fueron reemplazados por eufóricos "bederistas".

Herrera accedió a la gobernación en marzo pasado, al ser suspendido en el cargo el mandatario Angel Maza, y fue confirmado en reemplazo de éste en mayo, cuando la Legislatura dispuso destituirlo por una causa de corrupción.

El mandatario, quien anoche saludó desde el balcón de la Casa de Gobierno a sus seguidores, admitió que la provincia, de cuyos gobiernos viene formando parte hace varios períodos, "está mal" porque el 70 por ciento de su población está por debajo de la línea de la pobreza y se comprometió a trabajar para revertir esa situación.


 


Menem admitió su derrota por escrito

Por su parte, el ex presidente Menem admitió anoche en una carta su derrota al señalar que "las urnas han hablado y los demócratas tenemos que saber escucharlas", aunque cargó contra el presidente Néstor Kirchner: "La provincia y el país fueron testigos, durante la campaña, del vuelco inédito de recursos del Tesoro nacional para asistir a mis adversarios. El señor Kirchner dispuso que había que cerrarle el camino a Carlos Menem a cualquier costo", dijo.

El juego a dos puntas le otorgó un cómodo triunfo al gobierno de Néstor Kirchner, que había sufrido derrotas consistentes en otros distritos, como Capital Federal, Tierra del Fuego y Neuquén, sin mencionar que en Río Negro ganó su reelección Miguel Saiz, un radical, aunque de tendencia "K".