Un discurso que recreó la realidad

01 de marzo de 2019

CHAPA FERNANDO ALONSO FIRMA

"Vamos Argentina; vamos Argentina" cerró el presidente Mauricio Macri alzando la voz su discurso ante la Asamblea Legislativa, el último del mandato, y pareció imitar al ex presidente Carlos Menem cuando en campaña electoral proclamaba "a triunfar; a triunfar" también alzando la voz para cerrar sus presentaciones.

Sin ningún éxito para contar ante los diputados y senadores, Macri dedicó los 60 minutos que duró su intervención para adelantar los ejes de la campaña electoral y que se pueden sintetizar en: está mejor que antes para avanzar hacia el modelo de país que propone y sobre el que no dijo nada probablemente porque quienes lo van a votar lo harán de cualquier modo y quienes no, ya se lo imaginan y lo rechazan.

La presentación del Presidente intentó esta vez estár mejor controlada que hace un año, cuando se viralizó la foto saludando a una inexistente manifestación de apoyo. Fue tal el cuidado puesto, que resultó imposible acercarse al Congreso desde muy temprano y hasta que se retiró.

A falta de expresión popular, fue el mercado el que le hizo sentir el frío: el riesgo país se disparó arriba de los 700 puntos y el dólar volvió a cruzar la barrera de los $40 y se acercó al récord absoluto.

Macri no tuvo un sólo indicador positivo para contarle al país en lo que se considera el discurso más importante de un presidente, el que dirige ante la Asamblea Legislativa contando qué hizo el año que concluyó y cuáles son los planes para el que está en curso. Una vez asumida esa realidad, los 60 minutos fueron claramente un discurso de campaña. Y estar en campaña le da la posibilidad de recrear la realidad.