-

Asesinaron de 15 puñaladas a un nene de 12 años en Santa Fe

05 de julio de 2019

Había desaparecido el miércoles tras salir de la escuela y lo encontraron cerca de un cañaveral. Su madre acusó al padre y a la madrastra por la muerte del niño.

Los vecinos de Recreo, en Santa Fe, encontraron el cuerpo de Diego Román, el chico de 12 años que había desaparecido el miércoles pasado tras salir del comedor de su escuela. Fue apuñalado al menos 15 veces.

"Lo encontramos en un cruce de alambrado de campos. Estaba desnudito y la ropa al lado", confirmó Jorge Vicente, presidente del Club Social Central Oeste, donde el chico jugaba al fútbol.

Diego iba todos los días al comedor de la Escuela N° 3338 Com Caia para almorzar. Desde la institución resaltaron que el chico nunca contó que viviera una realidad violenta en su casa.

El cuerpo de Diego apareció poco antes de las 23 del jueves en un campo cerca de un cañaveral en el barrio Mocoví, a 250 metros de la calle más cercana.

Los primeros peritajes de la Policía de Investigaciones (PDI) reflejaron que Diego fue apuñalado al menos 15 veces y que lo habían mutilado. El ataque ocurrió entre 10 y 24 horas antes de que encontraran sus restos.

El fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Andrés Marchi, maneja la posibilidad de que el asesinato se produjo en otro sitio y el cuerpo fue depositado en el campo donde lo encontraron. Todavía no se descartó que haya sido un crimen intrafamiliar.

Separación violenta

La madre de Diego, María, acusó por el crimen al padre del chico, Julián Román, y a su madrastra, Ileana. También los hizo responsables por los malos tratos sufridos por sus otros dos hijos, incluida Juliana, quien "se escapó" de la casa paterna hace seis meses.

"Me dijo que se iba porque estaba cansada del maltrato del padre y me contó que la madrastra maltrataba a todos", sentenció la mujer, quien explicó que se separó de Julián Román hace cuatro años.

María afirmó que los problemas con su ex pareja empezaron cuando él formó una nueva familia y le impidió ver a los tres hijos que tenían en común.

"Cada vez que intentaba hablar con él, me insultaba, y para que los chicos no tengan problema con él, yo me alejé", relató la mujer. Ahora pedirá a la Justicia que le dé la tenencia de sus otros dos hijos.

"Yo voy a hacer justicia por mi hijo, así tenga que hacer justicia por mano propia", advirtió la mujer, quien hacía cinco meses que no veía a su hijo Diego.

Misterio en el cañaveral

Por su parte Iván, el dueño del campo donde encontraron el cuerpo de Diego, explicó al sitio Aires de Santa Fe que "entra cualquiera" a su propiedad aunque "está todo abandonado" así que los pastos están crecidos y el acceso es difícil.

"Es difícil que entre alguien en vehículos porque no hay caminos marcados, hay yuyales", aseguró el hombre a la vez que confirmó que los chicos entraban cada tanto a jugar a la pelota.

Temas