-

-

Denunciaron a Bolsonaro por decir que "cada vez más el indígena es un ser humano igual a nosotros"

24 de enero de 2020

El presidente de Brasil dio una nueva muestra de su calidad como persona en un discurso que le valió una denuncia penal por racismo por parte de las asociaciones de los pueblos originarios.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, fue denunciado penalmente esta semana por sus declaraciones discriminatorias contra las poblaciones aborígenes en vistas del plan gubernamental para la explotación minera y agrícola de las tierras de la Amazonia.

"Con seguridad el indígena ha cambiado, evolucionó, cada vez más el indígena es un ser humano igual a nosotros", expresó Bolsonaro el jueves a la noche durante una emisión en vivo por Facebook.

"Entonces, hacemos que el indígena cada vez se integre a la sociedad y sea realmente dueño de su tierra indígena. Es eso lo que queremos", aseguró el presidente brasileño sobre su plan para limitar la agricultura familiar de las poblaciones aborígenes y captar más tierras para otras actividades económicas.

Bolsonaro creó un Consejo de la Amazonia con el vicepresidente, Hamilton Mourao, a la cabeza en respuesta a las críticas internacionales por su manejo de la crisis de los incendios forestales que afectaron a la selva el año pasado.

Pero los primeros pasos de ese consejo resultaron polémicos, y sus declaraciones del jueves no hicieron más que avivar las llamas del conflicto. "Lo que dijo es típico de los nazis", aseguró el diputado Marcelo Freixo, del opositor Partido Socialismo y Libertad (PSOL).

Mientras tanto, desde el organismo Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil (Abrip) anunciaron que demandarán penalmente a Bolsonaro por racismo.

"Nosotros, pueblos indígenas, originarios de esta tierra, exigimos respeto. Bolsonaro una vez más rasga la Constitución al negar nuestra existencia como seres humanos. ¡Es necesario decirle basta a ese perverso!", exclamó Sonia Guajajara, coordinadora de Abrip.

"El presidente estimula la invasión de tierras. Tiene la obligación de ofrecer protección estatal a los indígenas", sentenció por su parte el senador Fabio Comparato, un ex policía que pertenece al partido Red, creado por la ex ministra de ambiente Marina Silva.

En diciembre de 2019 Bolsonaro recibió en la puerta del Palacio de la Alvorada a asociaciones de "garimpeiros", grupos de personas que extraen oro en los ríos amazónicos, no siempre en forma legal, a los que les prometió una nueva legislación para que puedan actuar en reservas indígenas.

Mientras tanto, tres indígenas fueron asesinados al inicio del año en el estado amazónico de Pará, supuestamente por invasores a sus tierras, agricultores ilegales.

La diputada Erika Kokay, del Partido de los Trabajadores del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó que Bolsonaro tiene una visión "colonialista y medieval" de la cuestión indígena."Este concepto atrasado justifica el genocídio y el epistemicidio indígena", subrayó.

Temas