04 de marzo de 2020

A fines de marzo, la hembra asiática de 50 años será llevada por tierra hasta un santuario del estado de Mato Grosso.

Comenzó la cuenta regresiva para que la elefanta Mara, que permanece en el Ecoparque de Buenos Aires junto a otros animales, conozca la libertad en Brasil tras una vida entera de cautiverio al servicio de la codicia y "entretenimiento" humano.

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de Argentina inició la cuarentena sanitaria de Mara, necesaria para emitir el Certificado Veterinario Internacional (CVI) y el permiso para transitar por la Argentina con el cual Mara será llevada de Argentina a Brasil.

elefanta mara
La elefanta Mara será trasladada a Brasil en los próximos días

La elefanta Mara será trasladada a Brasil en los próximos días

El viaje de Argentina a Brasil será en una jaula transportadora que la elefanta ya conoce y a la que sabe ingresar sola, luego de un trabajo de adaptación realizado por sus cuidadores. Para eso, ya comenzaron a realizarse los análisis clínicos y otras pruebas de laboratorio, como verificar que esté libre de tuberculosis, fiebre aftosa y leptospirosis.

María Cristina Cosma, veterinaria del Senasa a cargo de la cuarentena de Mara, explicó que “se le dará un tratamiento preventivo con antibióticos para evitar que Mara pueda contraer leptospirosis y eliminarla en el destino a través de su orina”.

Además, sus cuidadores tienen estrictas medidas de higiene, que vienen realizando hace un tiempo: antes de ingresar a la zona de aislamiento pasan por un pediluvio o baño de pies y utilizan botas, guantes y barbijos para que no exista posibilidad de una contaminación.

“Todos estamos muy ansiosos para que arribe a su nuevo lugar, el santuario, donde se va a encontrar con tres elefantas más de la especie asiática, como ella. Me hace muy bien saber que ella va a estar en un ambiente grande y selvático, donde se pueda sentir libre, junto a sus congéneres”, aseguró la profesional.

De todos modos, la elefanta, que llegó al ex zoológico tras la quiebra del Circo Rodas, no podrá vivir libremente en el santuario prescindiendo del cuidado humano, ya que aún no tiene las habilidades propias de este tipo de animales para sobrevivir. Incluso, el ambiente donde se alojará se irá ampliando a medida de que se vaya adaptando al lugar.

Los cuerpos de animales en cautiverio son cuerpos "dormidos", con algunos de sus músculos sin entrenar y con rutinas de comida. Desde que se supo de la posibilidad del traslado, a Mara la fueron entrenando, por ejemplo, escondiéndole frutas a lo largo de su predio para que ella vaya buscando su alimento.

Tras su partida, quedarán en el Ecoparque dos elefantas africanas, animales que no pueden cruzarse con ella por la diferencia de especies. Se espera que las hermanas estén mejor sin la presencia de Mara y que en un futuro también sean liberadas a un santuario. Mientras tanto, ellas también están siendo entrenadas. Hay esperanza.

Temas