¿El jubilado de Quilmes le disparó al ladrón dentro de la casa o afuera? La autopsia confirmó que recibió dos disparos

22 de julio de 2020

La defensa de Jorge Ríos sostiene que disparó en el interior del hogar y que en el video no se veía fogonazos de tiros. Sin embargo, la Policía halló en el sitio donde murió el delincuente 3 vainas.

Franco Martín Moreyra, el ladrón muerto tras el asalto al jubilado Jorge Ríos el viernes pasado en la localidad bonaerense de Quilmes Oeste, recibió dos balazos, uno en el tórax y otro en la región abdominal, según el informe de autopsia, informaron este miércoles fuentes judiciales.

De acuerdo al informe preliminar de la autopsia, al que accedió Télam, del cuerpo de Moreyra se extrajeron dos proyectiles.

Los forenses de la morgue de Ezpeleta le informaron al fiscal de la causa, Ariel Rivas, que el primer balazo ingresó en el tórax en la línea media axilar, a nivel del sexto espacio intercostal izquierdo, cruzó la quinta vértebra dorsal y se alojó en el hombro derecho.

Según las fuentes judiciales consultadas por Télam, el segundo proyectil -y el que causó el deceso-, ingresó en la zona abdominal por la fosa ilíaca derecha, pasó por el retroperitoneo y rompió la arteria aorta y la vena cava, lo que provocó una hemorragia abdominal y el shock hipovolémico.

La defensa de Jorge Ríos sostiene que disparó en el interior del hogar y que en el video no se veía fogonazos de tiros. Sin embargo, la Policía halló en el sitio donde murió el delincuente 3 vainas.

Además, según los peritos, si el ladrón muerto hubiera recibido el segundo tiro en la casa, hubiera quedado parapléjico ahí y no hubiera podido desplazarse los 60 metros que se lo vio correr. De la autopsia preliminar se desprende también que no hay balazo al final en el tobillo, por lo que se presume que el delincuente se fracturó solo cuando saltó paredes.

Temas