-

-

Hermano de Mauricio Macri: "Como presidente, siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados"

24 de octubre de 2020

La revelación la aporta Mariano Macri en el reciente libro publicado por el periodista Santiago O'Donnell.

Mariano Macri no duda cuando habla del paso de su hermano mayor por la Casa Rosada entre 2015 y 2019, y espeta sin medias tintas que “como presidente, Mauricio siguió haciendo negocios y dejó huellas por todos lados”. Al respecto, agrega que “como jefe de gobierno y después como presidente, Mauricio dirigía el grupo por teléfono, en charlas muy escuetas”.

La referencia surge del libro “Hermano” del periodista Santiago O’Donnell, en donde Mariano revela detalles del “vaciamiento” de Socma (Sociedad Macri, creada en 1976), la nave insignia del Grupo Macri. La mención de Mariano Macri es con relación a la política de energías renovables impulsadas con ahínco durante la presidencia de Mauricio. En 2016, el gobierno de Cambiemos convalidó las concesiones de parques eólicos que la empresa Isolux había ganado durante le mandato kirchnerista pese a los graves incumplimientos. Más tardes, el Grupo Macri se quedó con Isolux a través de un complejo entramado de empresas, tal como cuenta el propio O’Donnell.

“En el tema de las empresas de energía alternativa, tuve información por parte de Esteban Nofal, un amigote que se vinculó con ellos a partir de la representación de mi hermana y también porque me llevaba cosas a mí. Entabló una relación que él valora con Mauricio y el grupo. Incluso hizo una intermediación en la compraventa de uno de los parques eólicos del grupo y se supone que ganó una comisión jugosa”, cuenta Mariano.

En esa línea argumental, el hermano de Mauricio agrega: “Había analizado muy en detalle a Isolux, una empresa que tenía un problema legal muy fuerte. El gerente estaba imputado en la justicia. Esteban me dijo: ‘En los análisis que hicimos, la empresa valía, mínimo, 15 millones de dólares. Y supe que lo llamaron desde Casa de Gobierno y lo apretaron, le torcieron el brazo para que vendiera en un millón y medio’”.

“Sabían que podían constituir un consorcio y ganar la licitación, pero que, eventualmente, después iban a tener un serio problema de conflicto de interés y no iban a poder firmar contrato con el poder concedente. Entonces, se hicieron de esos parques para después vender las empresas o poner testaferros en ellas. Lo tuvieron que hacer así porque el conflicto de interés era muy evidente: es lógico, estás favoreciendo a tu familia, a tus hermanos”, relata Mariano con relación a la operatoria por la que Socma se quedó con Isolux. Y remata con crudeza: “En el caso de los parques eólico, Gianfranco hizo de testaferro de Mauricio, sin duda alguna”.

Temas