-

-

Caruso Lombardi renunció como DT de Belgrano y denunció a Chiqui Tapia: "Los árbitros tienen pánico de dirigir a Barracas Central"

31 de diciembre de 2020

"No me callo, podré cometer errores, pero no voy a ser rehén de esta situación", anunció Ricardo Caruso Lombardi. Belgrano de Córdoba está tercero en su zona.

El director técnico Ricardo Caruso Lombardi renunció hoy a su cargo en Belgrano de Córdoba con la intención de no perjudicar a la institución como consecuencia de su enfrentamiento con el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio "Chiqui" Tapia.

"Prefiero dar un paso al costado, a mis 60 años no quiero ser rehén de nadie", justificó el entrenador en radio La Red, tras volver a denunciar irregularidades en el desarrollo del campeonato de la Primera Nacional donde participa Barracas Central, club dirigido por Tapia en el pasado.

"'Chiqui' Tapia está endemoniado para que ascienda su equipo. Se maneja con mucha maldad, los árbitros tienen pánico de dirigir a Barracas Central", aseguró el DT.

Caruso Lombardi afirmó que otros entrenadores coinciden con su forma de pensar pero no lo expresan públicamente "porque tienen miedo de no dirigir nunca más".

"Yo no me callo, podré cometer errores, pero no voy a ser rehén de esta situación. Me están llamando todos para que revea a la situación pero no, no quiero que lastimen a nadie", explicó.

Belgrano (10 puntos) ocupa el tercer puesto de la Reválida A que lidera Barracas Central (13). Los dos primeros de esa zona, compuesta por ocho participantes, pasarán a la siguiente instancia del torneo para pelear por el segundo ascenso a la Liga Profesional de Fútbol (LPF).

Barracas y Belgrano se enfrentaron el pasado 12 de diciembre en un partido que terminó envuelto en escándalo por la victoria agónica del primero, con gol de Nicolás Trecco (95m.) en aparente posición adelantada, cuando el equipo cordobés jugaba con nueve hombres por las expulsiones de Joaquín Novillo y Franco Negri.

Belgrano-Barracas.jpg

Caruso Lombardi estalló contra el árbitro Nelson Sosa y luego denunció que la dirigencia de Barracas liberó la zona para que barras del club agredieran a la delegación visitante.

Como respuesta, el club de Parque de los Patricios acusó mediante un comunicado a Caruso Lombardi de promover la violencia en la previa, durante y después del partido.