Basura: el trasfondo político de un acuerdo difícil de cumplir

Política

La promesa de reducir en 18 meses un 78% la cantidad de residuos que Ciudad envía a la Provincia, es de dudable concreción. El tema podría llevar a Daniel Scioli a un nuevo enfrentamiento político. Todas las miradas apuntan a Hugo Bilbao, titular de la cartera sanitaria bonaerense.

El acuerdo al que llegaron el Gobierno porteño con la provincia de Buenos Aires para la reducción de los residuos que la Ciudad envía a territorio bonaerense parece algo imposible de cumplir. Es que el macrismo se comprometió a bajar en 18 meses un 78% la cantidad de basura que envía a los rellenos sanitarios, un porcentaje altísimo que se vislumbra de difícil concreción. Quien promovió ese pacto fue el propio titular de la cartera sanitaria provincial, Hugo Bilbao, hoy bajo la lupa por la firma del mismo y por la política que lleva adelante en la materia.

A Bilbao, puntualmente, se le desconfía en las filas oficialista por su estrecha relación con el intendente de Tigre, Sergio Massa y con el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano (vinculado desde el transporte al negocio de la basura).

El funcionario llegó a la gestión de Daniel Scioli cuando el ex motonauta asumió su segundo mandato, en diciembre de 2011, para tomar la titularidad de la Agencia Provincial de Transporte. Antes había ocupado una banca en la Cámara de Diputados provincial, donde en el kirchnerismo recuerdan su partida del bloque oficialista de la mano de un naciente "massismo", en 2009, con fuertes críticas a CFK.

A fines del año pasado, el Gobernador bonaerense lo designó al frente del Organismo Provincial para el Desarrollo Sustentables (OPDS) -una virtual secretaría de Medio Ambiente-, semanas antes de que se confeccionara el acuerdo Ciudad-Provincia por la basura.

El pacto promovido por Bilbao, aseguran, es "incumplible". Por ese motivo, las dudas recaen sobre el ex legislador. Por un lado, algunos en La Plata sostienen que el titular de la cartera sanitaria ideó -adrede- un acuerdo que, en definitiva, terminará perjudicando al propio gobernador Scioli, ya que al no poder cumplirse lo obligará a abrir un nuevo frente de disputa con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Otros, en tanto, afirman que Bilbao no es una persona que conozca la materia ambiental y que terminó forjando un convenio sin tener certezas de su real concreción.

Además de la resolución del conflicto por la basura con la Ciudad de Buenos Aires, en la Provincia también resta resolverse el cierre de algunos rellenos sanitarios, con la apertura de nuevos predios municipales de acopio de residuos. Claro que para lograrlo, primero debe disminuir la cantidad de residuos que llegan del territorio porteño.

Temas

Dejá tu comentario